La habilitación de grandes obras privadas, la ampliación de horarios de atención para comercios que trabajan por turnos y la posibilidad de que las salidas recreativas sean diarias, algunos de los temas. También se pidió exceptuar el rubro del trabajo doméstico en esta capital.

En el Concejo, el tema excluyente sigue siendo cómo se gestiona la pandemia en la ciudad y de qué manera se esquivan sus coletazos contra la golpeada actividad productiva y económica local. Parte de la oposición (Pro y UCR) logró que se traten y sancionen, con consensos parlamentarios previos, varias comunicaciones y resoluciones sobre tablas en las cuales se pidieron ampliar ampliar excepciones a el aislamiento en rubros hoy vedados; los horarios de actividades ya permitidas e, incluso, que las salidas recreativas sean diarias.

Primero, la economía local: con una comunicación aprobada (de Carlos Pereira e Inés Larriera, UCR-Juntos por el Cambio), el Concejo requirió al Ejecutivo que haga gestiones para que el gobierno provincial autorice en esta capital la actividad de la construcción para grandes obras privadas (al momento, se permiten 10 operarios en toda la provincia, excepto en Gran Santa Fe y Gran Rosario, donde son sólo 5 los habilitados).

Además, a instancias de Luciana Ceresola y Sebastián Mastropaolo (Pro), se pidió realizar las diligencias correspondientes ante Provincia “a los fines de exceptuar (del aislamiento obligatorio dictado por Nación) en la ciudad a trabajadores y trabajadoras de casas particulares en todas sus categorías (…), de conformidad con lo dispuesto para otras localidades por Decreto Provincial N° 446/2020”. En ese decreto, conocido el jueves, la administración de Omar Perotti autorizó el servicio doméstico en toda la provincia, con excepción de los aglomerados urbanos más grandes: Santa Fe y Rosario. La actividad se realizaría “cumpliendo estrictos protocolos de bioseguridad e higiene y evitando el uso del transporte público”, dice la comunicación de los ediles.

Y con otra resolución (de Carlos Suárez, UCR), el Concejo solicitó al municipio que también gestione ante el gobierno santafesino la posibilidad de ampliar los horarios de atención para los locales comerciales minoristas ya habilitados que trabajan bajo la modalidad de turnos (por ejemplo, peluquerías), donde no se producen aglomeraciones humanas, siguiendo estrictas medidas de higienización de implementos de trabajo.

“Creo que debe haber claridad para empezar a administrar la cuarentena. Es decir, en un extremo está el aislamiento total, y en el otro que se llegue finalmente a una vacuna antiviral contra el Covid. En el medio, en el mientras tanto, está la administración concreta y específica de cada localidad en función de sus circunstancias epidemiológicas”, reflexionó Suárez, y habló empezar con un “proceso de ‘descongelamiento’ gradual de la cuarentena, siempre con los cuidados preventivos individuales y el distanciamiento social como clave sanitaria.

Salidas recreativas

Pereira impulsó un pedido de informes para que el gobierno local —tomando como experiencia el fin de semana pasado— informe cuál es su plan de salidas recreativas en el contexto del aislamiento. “La posibilidad de mantener medidas de aislamiento extremas en la población generará efectos negativos, sobre todo en lo que es la salud psicológica, tras tanto tiempo de encierro. Creo que es necesario que la ciudadanía local debe tener muy en claro cómo se va a seguir, qué planificación va a haber”, agregó.

En línea similar, una resolución de Ceresola y Mastropaolo (también sancionada) dispuso que el Ejecutivo evalúe la factibilidad de habilitar de lunes a viernes salidas en un radio no mayor a 500 metros desde los domicilios particulares; y sábados, domingos y feriados sin límite de distancia, respetando en ambos casos las siguiente franjas etarias: personas mayores de 15 años, entre las 8y las 10 entre 16 y 18; menores de 15 años acompañados de un adulto responsable, de 12 a 16, y mayores de 65 años en el horario de 10 a 12 horas.

Finalmente, le pidieron al Gobierno local que evalúe abrir las puertas del Cementerio Municipal, “tomando las medidas de distanciamiento social y bioseguridad correspondientes, a fin de permitir los responsos (oraciones a difuntos) de grupos de hasta 12 personas. También, requirieron autorizar a los locales del mercado de flores a realizar actividades en la misma franja horaria que la apertura de la necrópolis.