El papa Francisco dispuso la apertura de los Jardines Vaticanos para el funcionamiento de una colonia de verano, del 6 al 31 de julio, para hijos de empleados de la Santa Sede.

En una decisión inédita, el pontífice instaurará un espacio de juegos y actividades para los hijos de los casi 5.000 empleados del Vaticano en los jardines que ocupan cerca de dos tercios de la superficie del Estado.

Con el nombre de “Estate Ragazzi in Vaticano” (Verano chicos en el Vaticano), el Papa abrirá los jardines para un programa que permitirá que los niños realicen diversos deportes al aire libre buscando “no obstaculizar la vida interna” de la actividad vaticana.

También habrá piletas inflables que funcionarán con la supervisión de adultos y los niños tendrán acceso a visitas a los Museos Vaticanos.

Según se lee en el sitio oficial de la colonia, www.estateragazzivaticano.it., el almuerzo y la merienda se servirán en el Aula Pablo VI, donde el papa Francisco encabeza las audiencias generales de los miércoles durante julio y enero.

La colonia funcionará de lunes a viernes de 7.30 a 18 para los niños de 5 a 14 años, que serán divididos en tres grupos, y tendrá un costo de 60 euros por chico por semana.

En un mensaje divulgado a las familias que trabajan en el Vaticano, el secretario de la gobernación vaticana, Fernanod Vergez, destacó que “el tiempo de verano es un tiempo de descanso y tiempo libre para cambiar el ritmo después de los esfuerzos de la escuela, el trabajo, pero sobre todo después de la emergencia que ha afectado al mundo entero”.