“Es de una gran ayuda y lo valoramos, pero aguardamos poder trabajar de lunes a viernes por la mañana”, indicó Fabio Acosta, presidente de la Asociación Casco Histórico de Rosario.

Los comerciantes del centro rosarino podrán abrir sus puertas todos los sábados de 9 a 18. Así fue dispuesto por la Municipalidad de Rosario en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus. “Es una buena noticia y a nosotros nos sirve un montón porque hay bastante movimiento de gente”, indicó Fabio Acosta, presidente de la Asociación Casco Histórico de Rosario. El decreto fue firmado este mismo jueves.

Más allá de la expectativa que genera la extensión horaria, Acosta avisó que continuarán el reclamo para que se les permita trabajar los días de semana por la mañana. “Hicimos un pedido global para que esta medida se pueda llevar a cabo también lunes a viernes”, informó, aunque advirtió que las autoridades municipales “no quieren superposición con el horario bancario”.

Sin embargo, el panorama para muchos comerciantes sigue siendo negro. Muchos debieron cerrar sus puertas y las ventas no fueron como esperaban tras la flexibilización. “No vendimos lo que necesitamos. El mismo día que nos habilitaron para volver al trabajo comenzó este incomprensible paro de transporte y más de la mitad de la actividad comercial depende de eso”, concluyó.

Según informó la Municipalidad de Rosario, la apertura de los comercios en los nuevos horarios «deberán realizarse bajo los estrictos protocolos de higiene y seguridad dispuestos en los decretos provincial N° 414 y municipal N° 617/20».

Además, informó que habilitó el uso y la apertura de sedes y oficinas administrativas de las escuelas de conductores, de lunes a viernes, en el horario de 15 a 19, otro de los sectores golepados por la crisis.