Se realizaron 222 test en personas que presentaban al menos un síntoma compatible con la enfermedad. Todos dieron negativo.

Los 222 test que se realizaron en barrios populares de Rosario entre personas que presentaban al menos un síntoma compatible con Covid-19 dieron negativo, lo que contrasta notablemente con lo que está sucediendo en la ciudad y provincia de Buenos Aires. No obstante, no descartan hacer una nueva ronda de exámenes en una semana o quince días. Se testearon personas de todas las edades, incluso niños, con un promedio de edad de 40 años.

La movida, llevada adelante por médicos y personal de los centros de salud, está enmarcada en el Plan Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina) y tiene como objetivo encontrar a personas, de todas las edades, que puedan tener el virus pero que no realizaron una consulta médica y por lo tanto no tuvieron la chance de ser detectados.

Los equipos que llevan adelante la tarea hicieron un minucioso relevamiento, acompañados por organizaciones sociales barriales, para encontrar a gente con fiebre o dolor de garganta (estos fueron los principales síntomas) y hacerles un hisopado que permita saber si tienen o no Covid-19.

Los testeos llegaron a Empalme Graneros, Casiano Casas, barrio Toba, Las Flores y Tablada, entre otros. Todos los análisis dieron negativo. Si se encuentra algún caso de Covid-19 se pone en marcha un protocolo que contempla el aislamiento inmediato del paciente (si no tiene las condiciones para tomar las medidas necesarias en su casa se lo traslada al Hospital Carrasco) y el seguimiento de todos los contactos estrechos para saber si fueron contagiados o no.

Si hay convivientes o contactos que tienen sintomatología, se los testea de inmediato. De lo contrario, se esperan 72 horas (sin dejar de hacer una vigilancia sobre esa persona) para darle tiempo a la incubación y entonces sí corroborar en forma fehaciente si hay presencia del virus.

Positivo

El director de los Centros de Salud del municipio, Fernando Vignoni, dijo ayer que la evaluación que hacen del procedimiento en los barrios es “muy buena”.

El miércoles recorrieron Tablada, con lo que el plan ya se cumplió en todos los distritos de la ciudad. Allí se realizaron 18 hisopados en el centro de Salud Villa Manuelita y otros 23 en el Centro Pasteur. Las muestras se procesaron con resultado negativo en todos los casos.

Ya se había hecho una primera etapa con 181 muestras en los otros cuatro distritos barriales de la ciudad.

Ante la consulta de si la cantidad de muestras es suficiente para tener un panorama de lo que está ocurriendo con el Covid-19 en los barrios rosarinos, Vignoni respondió: “No son pocas muestras, porque hay que tener en cuenta que buscamos personas con al menos un síntoma”.

El modo operativo que se determinó fue ese y es representativo, explicó el médico. “Por un lado hay que dar con esas personas, hacerles el hisopado, esperar el resultado, transmitírselo a cada uno, contenerlos y también crear conciencia de la importancia de que por un lado hay que cumplir con la cuarentena y por el otro no tienen que dejar de hacer una consulta médica si tienen síntomas. En eso nos enfocamos y es un punto muy importante en esta etapa de la pandemia en nuestra zona”, detalló.

Búsqueda

Dos equipos de profesionales de los centros de salud salieron a buscar a los pacientes con al menos un síntoma en muchos barrios y con el apoyo de organizaciones civiles del lugar. “Fue una búsqueda muy activa, casa por casa, en los comedores”, detalló Vignoni.

“La experiencia fue muy buena teniendo en cuenta que sumamos a los 150 testeos diarios que se hacen habitualmente en la ciudad estos más de 100 testeos específicos en los barrios”, agregó.

Respecto de si las personas que fueron hisopadas manifestaron algún temor o preocupación, el médico respondió que en general las principales preguntas fueron en torno a si molestaba o dolía el procedimiento (“se les explicó que es algo muy sencillo y que no causa dolor”) y en cuánto tiempo estaba el resultado, que es en aproximadamente 24 horas y se le comunica directamente a cada individuo.

También algunos quisieron saber cómo tenían que manejarse en el caso de que el resultado fuera positivo, dónde los iban a aislar y en qué condiciones. “La preocupación en torno a la estigmatización o el escrache sigue existiendo”, admitió Vignoni.

Los equipos de salud que salieron a la búsqueda de pacientes están compuestos por seis especialistas de la Central de Emergencia y Traslado y tres trabajadores de los centros de salud de cada barrio.

“Ahora se evaluará con Epidemiología si se continúa o no con estas intervenciones en una o dos semanas. Eso depende mucho del contexto epidemiológico y de dónde se va poniendo el acento en cada etapa de la pandemia, que es algo muy variable”, destacó Vignoni y agregó: “Hay que tener claro dónde están hoy los principales focos de transmisión y buscar ahí”.