Sigue el corte de servicios urbanos e interurbanos en la ciudad y todo el departamento. Recién el martes se retomará el diálogo para intentar acercar posiciones entre empresas y choferes. 

Rosario cumple este domingo tres semanas sin transporte urbano ni interurbano y recién el martes habrá un nuevo encuentro para buscar acercar posiciones que dejen atrás el paro de los choferes, que afecta a numerosas ciudades del interior del país.

Los trabajadores colectiveros continúan con su corte de crédito laboral reclamando el 35% que les resta percibir de sus haberes del mes de abril, protesta que el martes, cuando se retome la reunión tras un cuarto intermedio, alcanzará una nueva marca histórica de 23 días consecutivos sin prestar servicios.

“Los empresarios del transporte, como los funcionarios municipales, provinciales y nacionales no logran resolver una encrucijada que sumerge en la angustia a unos 2.700 trabajadores, y que además deja a la población sin un servicio esencial”, manifestó el sindicato local.

Los dirigentes gremiales ratificaron la decisión de “continuar con el reclamo hasta que se abone la totalidad de los sueldos”. En paralelo, la comisión directiva nacional de la UTA amenazó con “nacionalizar la protesta” para que las demandas de la delegación de Rosario y otras ciudades del país sean atendidas.

La UTA Rosario organizó el pasado jueves una masiva protesta en las calles de la ciudad. Los choferes salieron a pesar de la cuarentena para reclamar por el pago total de sus salarios: concentraron frente a la sede local de 27 de febrero y Buenos Aires, con bombos y banderas, y se movilizaron hacia el centro.

El servicio de transporte urbano de colectivos lleva 24 días sin actividad en Córdoba, en tanto que los interurbanos alcanzan ya los 50 días paralizados por retención de tareas de los trabajadores debido a diferentes reclamos gremiales.

La igual que en Rosario y otras ciudades, los gremios atraviesan días de negociaciones con las autoridades, que ante la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus no tomaron decisiones aceleradas para el regreso de los distintos servicios.

De acuerdo a las últimas tratativas que se realizaron la semana pasada, los trabajadores del servicio interurbano aceptaron un Convenio de Emergencia para el sostenimiento de los puestos de trabajo y la actividad productiva.

El acuerdo comprende el reconocimiento del 100% de los haberes de marzo, y del 75% en concepto de prestación no remunerativa de los haberes de abril y mayo, por lo que se avizora una vuelta a la actividad en los próximos días.

Diferente es la situación del transporte urbano, ya que el Municipio reclama fondos a la Nación para destrabar el conflicto salarial, y el gremio no estableció una fecha tentativa para el regreso del servicio, mientras los choferes argumentan que todavía no cobraron la remuneración correspondiente al mes de abril.