Familiares y amigos se manifestaron para pedir Justicia. No hay detenidos, pero sí, sospechas entre el personal del centro de salud.

Una maestra jardinera de Río Gallegos denunció que fue abusada en el Hospital Regional de la ciudad. Todavía no hay detenciones por la agresión, pero la víctima recibió un apoyo de la comunidad para que se haga justicia.

Mientras se espera que surja alguna declaración que permita realizar una acusación formal, las autoridades pidieron secuestrar el libro de guardia, la historia clínica de la docente y también las cámaras de seguridad del establecimiento.

Según declaró la joven de 24 años, cuyo caso fue difundido por La Opinión Austral, en la madrugada del lunes pasado fue al hospital con convulsiones acompañada por un familiar. “Mirá lo que cayó, qué hermosa, qué linda que sos”, fue la frase que le habrían dicho los presuntos abusadores antes de empezar a manosearla.

El shock que le provocó la situación fue tan grande que le quedaron grabadas sus dos voces pero poco pudo aportar sobre sus rasgos fisonómicos o cómo estaban vestidos, algo que hubiera facilitado el trabajo de los investigadores.

Si bien el Juzgado tiene identificados a los empleados señalados por la maestra y existen comentarios y sospechas entre el propio personal, no hay pruebas suficientes hasta el momento que permitan sostener la acusación.

Anoche, cientos de vecinos hicieron un “bocinazo” por las principales calles de la ciudad y se manifestaron con carteles para mostrar su apoyo a Lucía, la denunciante. “Sabemos que dentro de toda institución hay gente buena y gente mala, no vamos contra el hospital, vamos contra las personas que hicieron esto a una chica de 24 años”, señaló la directora del jardín “La Taperita”, donde trabaja la joven, y remarcó: “Queremos que paguen por lo que hicieron”.