El intendente de Rosario salió al cruce de los sectores que propician el levantamiento del aislamiento dispuesto por la Casa Rosada.

“Dicen que la cuarentena es un método primitivo, pero las fosas comunes también lo son”. Sin eufemismos, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, replicó ayer las voces que, centradas en la reactivación económica, vienen propiciando el levantamiento del aislamiento social impuesto por el gobierno nacional el 20 de marzo pasado para frenar el avance de la pandemia de coronavirus.

Vía Zoom, tanto Javkin como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el intendente de Córdoba, Martín Llaryora, participaron del ciclo denominado “Diálogo de políticas públicas: actores en la gestión frente al Covid-19” que organiza la Universidad Austral.

La pandemia de Covid-19 trastocó la cotidianidad global y, con el correr de los días, fue tomando fuerza un interrogante: sin controlar el virus, ¿es posible retomar la actividad económica? La pregunta sacudió a cada gobernante que, intempestivamente, quedó plantado frente a un escenario impensado pocos meses atrás.

Durante la charla virtual, Javkin subrayó: “Estamos en un tiempo que obliga a una coordinación entre todos los niveles del Ejecutivo (nacional, provinciales y municipales)”.

En ese sentido, el jefe del Palacio de los Leones hizo hincapié en que “el objetivo es privilegiar lo sanitario y los niveles de actividad económica en medio de una gran incertidumbre científica”. Un pronunciamiento que fue compartido por Larreta y Llaryora.

Al profundizar acerca de la gestión en plena pandemia, el líder de Creo destacó que la prioridad del Ejecutivo es “escuchar mucho a todos los sectores y entender que hay que tomar decisiones que generen el mejor balance posible”.

En esa línea de razonamiento, Javkin destacó que “no existe ninguna experiencia en el mundo que, sin cuarentena, haya atenuado la caída económica”.

Luego, el intendente se detuvo frente a una movida que se viene repitiendo en los últimos días, a pesar del aislamiento obligatorio: las protestas anti cuarentena en la Capital Federal y otros puntos del país para frenar el avance del coronavirus y el impacto económico que ello genera.

Un mix de militantes libertarios y comerciantes que quieren reabrir sus negocios, entre otros actores sociales y políticos, y que el fin de semana deparó un documento titulado “La democracia está en peligro”, en el cual unas 300 personalidades alertaron que la Argentina vive “una infectadura” por el aislamiento obligatorio.

Fue entonces cuando Javkin hizo su devolución. “Dicen que la cuarentena es un método primitivo, pero las fosas comunes también los son”, sentenció el titular del Ejecutivo rosarino.