La Municipalidad hizo cerrar un local de Paraguay al 700, donde no se cumplía con las restricciones de la cuarentena. Se ordenó el retiro de los presentes y el cese de la actividad comercial. El negocio ya tenía denuncia de vecinos.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana de la Municipalidad de Rosario clausuró de forma preventiva un bar en el centro tras constatar que en su interior había personas consumiendo sin ningún tipo de protección en el marco de la pandemia de coronavirus. Sobre el local pesaban denuncias de vecinos sobre un funcionamiento irregular.

La secretaria de Control, Carolina Labayru, confirmó que este martes, agentes de control realizaban un patrullaje preventivo por el centro cuando detectaron actividad comercial en un local habilitado por la Municipalidad de Rosario como bar americano y rotisería, en Paraguay al 700.

Adentro del comercio había 10 personas que comían productos de panificación. Informaron que no llevaban puestos tapabocas ni respetaban el distanciamiento social, ambas medidas preventivas contra el covid-19.

Según fuentes municipales, los inspectores le explicaron al titular del negocio que no estaba habilitada la actividad y que aún rige para el rubro los alcances del decreto presidencial N°297 que determinó la cuarentena en todo el país.

En consecuencia, se ordenó a la gente que se retire del lugar y que cese la actividad comercial. Seguidamente, se procedió a clausurar el comercio con las debidas fajas de clausura reglamentarias.

Ya se había realizado denuncias de vecinos que informaban sobre la concentración de personas en el local.

“Estamos frente a un grave incumplimiento del aislamiento social y obligatorio ya que además de desarrollar una actividad comercial que aún no ha sido exceptuada por el Ejecutivo municipal, en este local se congregaba gente sin ningún tipo de cuidado de la salud”, señaló