Los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que no tengan Clave Bancaria Uniforme (CBU) tendrán como nuevo lugar de cobro para la segunda ronda de los $ 10.000 a una sucursal bancaria, en la que se le abrirá una caja de ahorros para asegurar su inclusión financiera.

La modificación en el esquema de pago fue confirmado hoy por la directora ejecutiva de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, quien recordó que serán casi 9 millones de personas las que cobraran el IFE en las próximas cuatro a cinco semanas.

“Para quienes no tienen CBU vamos a hacer que vayan al banco para que, además de los diez mil pesos, se vayan con una cuenta así logramos bancarizar a los 9 millones de argentinos y argentinas que hoy reciben el IFE”, aseguró Raverta en una entrevista con Radio 10.

Fuentes de Anses confirmaron a Télam que este universo incluirá a la mayoría de los casi 1,3 millones que eligieron como boca de pago el Correo Argentino y para los que eligieron los cajeros automáticos de las redes Link o Banelco, y que se está trabajando con bancos públicos y privados para definir la distribución de las futuras nuevas cuentas.

Asimismo, la titular de Anses recordó que no habrá una nueva inscripción y que, de los 14 millones de personas que se anotaron en un primer momento, fueron casi 9 millones los que cumplieron con los requisitos para cobrar el ingreso de emergencia.

En cuanto al cronograma de pagos para la segunda ronda, explicó: “Arrancamos el día ocho (de junio) con (los DNI terminados en) cero de la Asignación Universal por Hijo donde van a recibir los $ 10.000 del IFE y, cuando terminemos ese cronograma, pasamos durante diez días a pagar a quienes tienen CBU”.

El pago de la primera ronda del IFE concluirá finalmente mañana, algo que según Raverta se debió a que “cuando este cronograma arrancó los bancos estaban cerrados pero, además, con la cantidad de gente que hay en el AMBA sería una complicación que les digamos a todos que vayan al mismo tiempo a cobrarlo”.

“Por eso, estamos siendo bien cuidadosos para que las familias argentinas reciban esta ayuda, porque es un momento muy complejo en materia económica y social, de una emergencia que ya vivíamos, se profundizó con la emergencia sanitaria”, aseguró.

A su vez, dijo que el primer cronograma se extendió porque había unas 400 mil personas que no habían elegido boca de pago, por lo que había que identificarlas para que lo hicieran y se incorporaran al primer desembolso del IFE.

“Salvo el remanente de personas que se enfermaron, perdieron el documento o tuvieron algún problema puntual, el resto ya lo termina mañana de cobrar”, concluyó Raverta.

Los detalles del cronograma de pagos estarán definidos en un decreto presidencial que, según confirmaron a Télam desde la Anses, será publicado en el Boletín Oficial el miércoles a más tardar, y podrán ser consultados por sus beneficiarios en la página web de la Anses (t.ly/GvTq).