Los choferes cobraron la totalidad del salario de abril. Y firmaron un acta acuerdo con los empresarios válida hasta el 30 de junio.

Tras 23 días consecutivos de paro, el transporte urbano de pasajeros vuelve hoy a rodar por las calles rosarinas. Los choferes nucleados en UTA Rosario percibieron ayer la totalidad de sus salarios de abril y con ello retomaron la actividad. Esta normalización se logró en paralelo a acuerdo-marco firmado entre el gremio y los empresarios de Fatap, con el aval del gobierno nacional, que marcaría un horizonte de mayor certidumbre a futuro.

En la audiencia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, las concesionarias asumen el compromiso de abonar el ciento por ciento del salario neto de bolsillo del personal: un 88 por ciento no remunerativo y el restante 12 por ciento de manera normal, devengado para abril y mayo, y lo que corresponderá a junio. De todos modos, los empresarios aclararon que “será imposible” sin los subsidios nacionales, provinciales y municipales “juntamente con los beneficios establecidos en el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y fondos extraordinarios necesarios para darle sustentabilidad al transporte”.

El prolongado paro de los choferes no tiene antecedentes en la historia reciente de la ciudad. Fueron 23 días consecutivos que derivaron finalmente en el cobro total del salario de abril gracias al aporte de fondos provinciales y municipales.

Superada esta coyuntura y con los coches en las calle, ahora el foco está puesto en el cumplimiento del acta suscripta ayer entre las partes, que será válida hasta el 30 de este mes y prorrogable ante un nuevo acuerdo.

Tras conocerse el acta, el secretario adjunto de UTA Rosario, Sergio Copello, confirmó anoche el levantamiento de la medida. “A partir de la cero hora se irán restableciendo los servicios. Ingresarán los técnicos para cargar gasoil y lavar los coches. La conducción y los servicios se restablecerán durante la madrugada y las primeras horas de la mañana”, dijo.

Resuelto el dilatado conflicto, lo que viene es el horizonte es inmediato. El viernes deberían estar depositados los sueldos de mayo. “En caso de que no haya ninguna propuesta de pago, lo evaluaremos con los compañeros y si es necesario volver a cortar el crédito laboral, lo haremos sin inconvenientes”, resaltó el dirigente.

Sin embargo, la negociación ingresó en otro dinámica. “No será la primera ni la última vez en que tengamos que cobrar el sueldo desdoblado. Nuestra obligación es ir siempre por el ciento por ciento del salario, eso es seguro; pero hay variables, modos y formas, puede ser por partes remunerativas y otras no”.

Con la normalización del servicio anunciada, el intendente Pablo Javkin dijo: “Es un paso positivo de un conflicto muy largo, pero que tenía causas estructurales. Empiezan a darse indicios de una solución, se han puesto sobre la mesa la emergencia del sistema y la necesidad de sumar los ATP que, esperemos, se efectivice. Y el hecho de tener por delante un mediano plazo es fundamental porque el transporte necesita pensarse durante y luego de la pandemia. Esperemos que se normalice el servicio. También afrontaremos los debates en torno al financiamiento del sistema”.

Copello se puso al frente de un conflicto inédito, tras pocos días de asumir como referente de UTA Rosario. Colectivero desde 1984, cuando el transporte tenía una treintena de concesionarias. Ladero del fallecido Manuel Cornejo y con la responsabilidad de conducir el gremio desde hace pocas semanas, reflexionó: “Tenía la seguridad de que íbamos a sacar adelante el conflicto con el apoyo de todos, con la mística y la militancia de defender derechos. Nunca quisimos ni imaginamos llegar hasta acá”.

Así, el dirigente cerró con una sugerencia: “Hay líneas que funcionan cuando la UNR está cerrada. Se deben rever franquicias también”.