«Nos sentimos quebrados» Carlos Mellano, presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica, se lamentó por el decreto publicado: “No nos satisface para nada, estábamos esperanzados por las charlas que tuvimos con Javkin”.

Tras numerosas reuniones con la Municipalidad y una pulida de detalles en los protocolos, bares y restaurantes rosarinos daban por hecho que a partir del próximo lunes 8 de junio iban a poder reabrir sus puertas después de más de dos meses de cuarentena. Sin embargo, este miércoles amanecieron con la noticia de que continuarán trabajando bajo la modalidad «take-away» o retiro en el local, aunque en los próximos días pueden haber nuevos anuncios.

Nación dio el visto bueno para que se habiliten nuevas actividades en el Gran Rosario y Gran Santa Fe, entre las que se encuentran las reuniones familiares, la reapertura de gimnasios y la vuelta al trabajo del personal doméstico. Pese a lo que se pensaba, el sector gastronómico todavía no podrá recibir clientes en sus locales.

Carlos Mellano, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Rosario, se mostró decepcionado por la noticia: «La verdad es que el decreto no nos satisface para nada, estábamos esperanzados por el trabajo que veníamos realizando y por las últimas charlas que tuvimos con el intendente. Pensábamos que el 8 de junio íbamos a poder abrir nuestros locales».

Si bien en el decreto publicado este miércoles en el Boletín Oficial se menciona a la actividad gastronómica, señala que se habilita la modalidad «take-away», algo que ya venían realizando. El referente local advirtió que «no hay que confundir a nadie» y explicó: «Esto es blanquear algo que ya se está haciendo. Lo único que esto permite es que la gente entre a los locales a buscar la comida».

Por último, pese a la posibilidad de que haya nuevos anuncios en el transcurso de la semana, Mellano se mostró poco confiado de que en los próximos días sean habilitados: «Somos una actividad que se sentía motivada para poder arrancar con un protocolo y con la mirada muy cauta. En términos emocionales nos sentimos quebrados. Salvo que en las próximas horas haya una aclaratoria, esto no nos da ninguna luz de esperanza para volver abrir los locales».