Las obligaciones a pagar no representan más que un mes y medio de recursos y están extendidas a 20 años. El aumento del “stock” fue para afrontar obras públicas y por efecto de la devaluación.

El Frente Progresista Cívico y Social difundió un análisis según el “Santa Fe es de las provincias menos endeudadas del país y que sólo se utilizó el crédito para financiar la ejecución de proyectos de inversión pública. Los vencimientos de deuda que tiene durante 2020 la provincia de Buenos Aires, o durante 2021 la provincia de Córdoba, superan los vencimientos que tiene la provincia de Santa Fe en la sumatoria de las próximas dos décadas.

Fuentes económicas de las administraciones frentistas precisaron que en 2019 no se contrajo deuda consolidada, excepto desembolsos “en el marco de la construcción de acueductos”. Señalaron que el incremento de la deuda consolidada se explica exclusivamente por la devaluación (diciembre de 2018 a diciembre 2019). La deuda consolidada tiene un plazo de 20 años para amortizarse y “representa apenas un mes y medio de recursos provinciales”.

Respecto de la “deuda flotante”, los referentes económicos explicaron que se contabiliza dentro de la misma el monto total de salarios y jubilaciones (que están liquidados el último día de cada mes y se pagan los primeros días hábiles del mes siguiente), como también la coparticipación a favor de los municipios y comunas, que se transfieren al tercer día hábil del mes siguiente.

“Es evidente que la deuda flotante aumentó de un año a otro ya que los sueldos se incrementaron por aplicación de la cláusula gatillo (al igual que las jubilaciones)”, indicaron. No obstante, dicha deuda se canceló en los primeros días de enero de este año, utilizando fondos disponibles.

Sobre la deuda a proveedores y contratistas del Estado, señalan que “apenas llegaba a 6.000 millones de pesos, una cifra casi idéntica a la deuda que Anses mantiene con Santa Fe por el aporte que la Ley de Presupuesto Nacional obligaba a realizar en 2019”.

La deuda flotante era, a diciembre 2019, “inferior a la que registraba el gobierno de Santa Fe en 2007” como así también inferior al promedio histórico de los últimos 14 años (2004-2019). De igual modo, “la deuda con contratistas representó en 2019 un menor porcentaje del gasto de capital de lo que sucedió en 2007”, sostienen.

“El resultado financiero negativo está muy por debajo del que desde julio de 2019 anunciaron desde el entorno del gobernador ($ 20.000 millones). “Agregar conceptos que la contabilidad pública no identifica como déficit para abultarlo no es una práctica deseable, es como sumar peras con manzanas”, afirman desde el FPCyS. Al 30 de noviembre de 2019 el resultado financiero negativo ascendía a $ 8.198 millones de pesos.