Sería sólo entre provincias donde no haya habido casos recientes de Covid-19. Lo estudia la ANAC y debe ser autorizado por Salud.

El Gobierno no descarta que para estas vacaciones de invierno sean habilitados vuelos de pasajeros de cabotaje. Serían sólo fronteras adentro, y sólo entre destinos donde no haya habido casos recientes de coronavirus​​. “Es una posibilidad”, dijeron fuentes de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC). De todas formas, en el organismo que regula la actividad de las aerolíneas comerciales aclararon que la última palabra dependerá siempre de lo que diga el Ministerio de Salud.

“Hicimos una propuesta al ministro (de Transporte, Mario Meoni​) de habilitar rutas dentro de Argentina entre aquellas provincias que no hayan tenido casos positivos de covid en el último tiempo y pensando en la temporada de invierno”, dijeron las fuentes. “Hay mucho para conversar todavía, pero habría posibilidades”, agregaron.

Las vacaciones de invierno estaban previstas entre el 20 y el 31 de julio para la Ciudad de Buenos Aires, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Santiago del Estero y Jujuy. En Chubut, La Rioja, Mendoza y Neuquén van del 6 al 17 de julio. Y en el resto de las provincias del 13 al 24 de julio.

La apertura parcial de los vuelos es también un reclamo que las agencias de turismo y las lineas aéreas “low cost” hicieron ante el ministro de Turismo, Matías Lammens​, para poder reactivar al menos en parte el sector, hoy completamente paralizado por la cuarentena.

Dentro del foro Invertur están planteando que la reapertura del turismo de cabotaje será la vía de salida para evitar la quiebra del sector.  “Hoy en China, el tráfico aéreo doméstico ya está al 50% de los niveles de 2019 y más del 90% de sus hoteles ya están abiertos. El movimiento interno en sus vacaciones de mayo llegó al 50-60% de 2019”, señaló la entidad turística privada, cuyos encuentros agrupan a agencias y líneas aéreas. “En contrapartida, la recuperación aún no llega a los mercados internacionales, y no llegará en el corto plazo, dada la restricción de arribos internacionales por temor a un rebrote”.

Hasta el momento, la única fecha concreta que tienen las líneas aéreas para retomar sus vuelos es el 1º de septiembre. Fue la propia ANAC la cual, a través de la Resolución 144, prohibió la venta anticipada de pasajes antes de aquella fecha.

Pero en los hechos, los vuelos regulares no están prohibidos por la ANAC, sino por el propio Poder Ejecutivo. A través de un decreto, el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Transporte Meoni prohibieron los vuelos regulares de pasajeros desde el 17 de marzo. Las sucesivas ampliaciones de ese DNU restringieron todos los vuelos regulares, los cuales por ahora siguen sin fecha de retorno.

​En ese contexto de incertidumbre, dentro de las líneas aéreas y las agencias de turismo, la Resolución 144 de la ANAC fue interpretada como una señal de que el 1º de septiembre es el horizonte hasta el cual se extenderá aquella prohibición (ya que ninguna aerolínea va a programar un vuelo si no tiene la posibilidad de vender los pasajes con anticipación). Pero en la ANAC aseguraron que ese organismo no tiene atribuciones para decidir si se levanta o no la restricción. “Eso es una decisión del Presidente”, afirmaron.

Incluso dentro de Aerolíneas Argentinas, que acaba de convocar a los gremios aeronáuticos para negociar la suspensión de unos 8.000 de sus 12.000 empleados, ya dijeron que van a estar listos para retomar los vuelos “en un par de meses”. Aerolíneas y Austral siguen siendo, pese al avance de las empresas “low cost”, los jugadores casi excluyentes del mercado de cabotaje, con alrededor de 70% de participación de mercado. El titular de la empresa, Pablo Ceriani, presentó este fin de semana los nuevos protocolos que aplicarán para los vuelos regulares a la salida de la pandemia. Y en ese contexto, como al pasar, dijo que la empresa estará lista para volver a despegar para principios de agosto.

En la ANAC, en tanto, aseguran que la reapertura parcial es algo que están manejando con pie de plomo, ya que los gobernadores no ven necesariamente con buenos ojos la llegada de turistas desde otras provincias.

¿Qué destinos están evaluando con potencial para habilitar una reapertura parcial? -preguntó Clarín.

-No queremos que trasciendan nombres porque hay gobernadores que están reacios aún a dejar ingresar gente de otras provincias estrictamente por riesgo sanitario, estamos conversando con todos.

-¿No hay gobernadores que empujan para tener vuelos?

​-Al revés. Hay muchos que no. Tenemos que ser muy prudentes porque la situación es difícil y hay una decisión local que debemos respetar.