Se reactivaron los trenes para unir, tras casi tres meses de aislamiento, a las 19 regiones y las dos provincias autónomas del país. También permiten el arribo de ciudadanos de la Unión Europea.

Tras casi tres meses de aislamiento, y con más de 33.000 víctimas desde el inicio de la pandemia del coronavirus, Italia reabrió el miércoles sus fronteras internas y al turismo europeo, en uno de los últimos pasos de la flexibilización de las medidas restrictivas dispuestas por el gobierno de Giuseppe Conte para contener la propagación de la enfermedad.

“Es una decisión que tomamos con conciencia porque los datos de la curva epidemiológica nos demuestran que el sistema de control está funcionando, en base a la reapertura progresiva con un monitoreo constante”, planteó el primer ministro Conte en conferencia de prensa.

Según informó la ferroviaria estatal Trenitalia, fueron en total 4.763 los trenes puestos en funcionamiento el miércoles para unir, tras casi tres meses de aislamiento, a las 19 regiones y las dos provincias autónomas del país.

En la terminal más grande de Roma, Termini, los controles de temperatura se hicieron a todos los pasajeros que partían hacia los destinos del norte y del sur del país, en base un decreto de la ministra de Transporte, Paola De Micheli, por el que no se permitirá el acceso a quien tenga más de 37.5 grados.

La habilitación de los desplazamientos dentro del país, de todos modos, se da luego de varios cruces entre los gobernadores de todo el país por la diferencia que persiste entre la gran cantidad de casos en el Norte y el Sur.

Así, según los datos informados por Protección Civil, tres regiones del norte (Emilia-Romaña, Lombardía y Piamonte), concentran el 70% de los 39.297 casos confirmados actuales, mientras que las seis regiones al sur de Roma reúnen menos del 8% de los positivos sumadas.

En la región Lazio, donde se encuentra la capital, el gobierno local prohibió la entrada a las personas que tengan más de 37.5 grados, mientras que en la isla de Cerdeña las autoridades dispusieron el registro obligatorio para los visitantes, con un cuestionario online que permitirá monitorear eventuales contagios.

Protección Civil informó que 71 personas murieron por coronavirus en las últimas 24 horas y el total asciende a 33.601. “La tendencia está en disminución constante en todas las regiones. Esto nos conforta”, agregó Conte sobre el retroceso de la enfermedad.

También el país empezó además a aceptar la llegada de turistas desde la Unión Europea y Reino Unido sin necesidad de hacer la cuarentena de 14 días, en un guiño al sector turístico que aporta el 13% del Producto Bruto Interno (PBI).

De todos modos, mientras Italia habilitó los ingresos de todos los países de la UE, la Cancillería local volvió a mostrar su enojo por la ratificación de Austria de no abrir, por el momento, las fronteras a las personas que quieran llegar desde Italia, por considerar que “los datos no lo permiten al momento”.

“Los individualismos violan el espíritu comunitario y dañan a Europa y al mercado único”, lamentó el canciller italiano, Luigi Di Maio, antes de anunciar vía Twitter que hoy empezó una serie de reuniones con sus pares de Francia, Alemania, Eslovenia y Grecia para “mostrar que Italia está pronta a acoger extranjeros”.