El organismo de contralor presentó recién este viernes el informe solicitado por el actual gobierno antes de asumir.

La Auditoría General de la Nación confirmó que el actual gobierno provincial asumió con una deuda flotante de casi 15 mil millones -que no incluía casi 6 mil millones más a pagar en concepto de salarios y aguinaldo- y una situación de déficit financiero superior a los 8 mil millones.

El extenso informe, que alcanza las 78 páginas, fue entregado este viernes al gobierno de la provincia. Había sido solicitado por el gobernador Omar Perotti antes de asumir, y aceptado por el entonces mandatario provincial Miguel Lifschitz, que se puso a disposición.

La decisión de someter a un chequeo técnico la información y los balances del gobierno frentista fue tomada a mediados del año pasado, en simultáneo con las primeras reuniones de la dilatada y finalmente conflictiva transición.

Mientras en las sucesivas reuniones que mantuvieron funcionarios entrantes y salientes -con escasos encuentros de los dos mandatarios entre sí- se generaban cruces por la situación financiera, el presupuesto de este año, la continuidad o no de la cláusula gatillo de actualización salarial e incluso un amague de relanzar el proyecto de reforma constitucional -ahora por parte del PJ-, la AGN comenzó a llevar adelante su tarea.

“En general cuando hay cambio de signo político se pide la auditoría, hubo en Jujuy, en Córdoba y en Santa Fe hubo cuando asumió el socialismo”, consignó el por entonces titular del organismo de contralor, el santafesino Oscar Lamberto.

El funcionario agregó que “lo que hacemos técnicamente es una auditoría de corte, es una fotografía del estado de las cuentas el día de cambio de gobierno. Un equipo de 20 personas recolectará información, y básicamente relevan datos sobre el inventario de la situación financiera y patrimonial del gobierno. En la AGN no opinamos sobre las gestiones. Nos dedicamos a precisar el estado de situación, en este caso hasta el 9 de diciembre”.

El informe de auditoría se demoró un poco más de la cuenta, mientras los cruces políticos sobre los números de la provincia se incrementaban. El 16 de marzo, pocos días antes de que se declare la pandemia de coronavirus, el Ministro de Economía Walter Agosto reclamó al nuevo presidente de la AGN, Jesús Rodriguez, el tratamiento del citado informe a la brevedad posible.

En la Legislatura, también los senadores del Frente Progresista reclamaron que se hiciera público el informe. “El alcance de tal auditoría comprendería no solo a las jurisdicciones, entidades y organismos de la Administración Provincial sino también a aquellos que integran el sector público provincial. Según se informó públicamente, el citado organismo de control externo nacional llevó a cabo diversas tareas concernientes a dicha auditoría a través de un equipo de funcionarios y técnicos. Habiendo transcurrido tres meses del corte señalado, es de interés de este cuerpo legislativo conocer los resultados de dicha auditoría”, se puede leer entre los fundamentos del pedido de informes, firmado por Felipe Michlig, Orfilio Marcón, Rodrigo Borla y Lisandro Enrico.

Pero la demora en efectivizarse el cambio de titular de la AGN ante el cambio de signo político a nivel nacional y los efectos en el plano administrativo de la emergencia sanitaria dilataron la elaboración del informe, que finalmente llegó a manos de las autoridades provinciales este viernes a la tarde, y ya se encuentra publicado en la página del organismo de contralor.

En cifras

Las principales conclusiones del informe ubican la deuda flotante en $ 14.794 millones -sin contar los 6 mil millones de salarios y aguinaldo a pagar-; el Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (FUCO) con un total de $ 15.091 millones y una deuda de $ 14.450, lo que dejaba disponibles 641; una Posición Financiera Neta (recursos menos deuda) de $ 24.641 millones y un déficit financiero al 30/11/2019 de $ 8.199 millones.

La auditoría involucra también a organismos o empresas provinciales, como la Empresa Provincial de la Energía, la Caja de Asistencia Social (Lotería)y el Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos), entre otros, indicó.

La AGN realizó una tarea idéntica en 2007, con ocasión del traspaso de mando entre el peronista Jorge Obeid y el primer gobernador electo por el Frente Progresista Cívico y Social, el socialista Hermes Binner.