Hay cinco grupos de familias de Nelson con síntomas de triquinosis. Se trata de 20 personas entre adultos y menores que consumieron salamines o embutidos caseros.

“La carneada fue realizada por una persona o un grupo de personas que no tienen un negocio. Mucha gente ingirió la misma carne y tienen un estado de salud similar. Genera mucho dolor muscular, caracerístico de la enfermedad de triquinosis. Ninguno tenía molestias en la garganta, tos, ni catarro. No hay foco de la enfermedad en algún órgano específico del cuerpo. Y depende del caso, y de acuerdo a la ingesta se puede generar diarrea”, resaltó el doctor Ariel Moriondo, director del Samco de Nelson, por `Todos Para Uno´, por RADIO 104.5.

Además, el profesional de la salud indicó que “como consecuencia de la pandemia y los casos febriles, se tuvo que descartar covid-19, dengue y leptospirosis”

Moriondo, destacó que “seguramente los casos se van a multiplicar y estamos a la espera de los resultados que se mandaron al instituto Malbran, pero lógicamente demorará unos 15 días, por la emergencia sanitaria mundial”.

¿Cómo se transmite?

Las personas se contagian por la ingestión de carne o derivados cárnicos, crudos o mal cocidos, que contengan larvas del parásito vivos. En Argentina, la principal fuente de infección para el ser humano es el cerdo doméstico, aunque también existen otras, como el jabalí o el puma.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las personas pueden presentar: fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón.

¿Cómo se trata?

Hay medicamentos que se pueden usar para tratar la infección reciente, pero no hay un tratamiento específico para la triquinosis una vez que las larvas invaden los músculos. Los quistes perduran durante años. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor muscular.

¿Cómo se puede prevenir?

Para evitar contraer triquinosis es importante:

Consumir carne de cerdo y derivados frescos y bien cocidos (es decir, cocinándolos hasta que desaparezca el color rosado). Tener en cuenta que salar o ahumar la carne no es suficiente para matar al parásito.

Adquirir los productos derivados, chacinados y embutidos (como jamón, panceta, longaniza, chorizos) solamente en comercios habilitados. Verificar en la etiqueta que hayan sido elaborados por empresas autorizadas donde se especifique marca, identificación del lote, fecha de elaboración y vencimiento, identificación del establecimiento elaborador y registro ante la autoridad sanitaria. La venta callejera de estos alimentos está prohibida.