Los jóvenes fueron engañados con la promesa de llegar a la Liga de España. Hay tres detenidos.

Con la promesa de ir a jugar a la Liga de España, una red de trata de personas engañó a un grupo de jóvenes futbolistas, que fueron obligados a la prostitución, según reveló la policía del país ibérico.

La denuncia fue hecha por el diario ABC de Madrid, que informó de al menos siete hombres de origen sudamericano que fueron contactados por supuestos cazatalentos y llevados a Europa. Una vez allá les fueron retenidos sus documentos para explotarlos. Incluso hay un menor de edad entre los rescatados por la Guardia Civil.

Entre los futbolistas rescatados hay un menor de edad

Según informaron las autoridades, los jóvenes convivían en una casa en malas condiciones y eran obligados a mendigar para poder comer. Además, los obligaban a participar en un chat de contactos homosexuales.

La liberación de las víctimas se logró en el marco del operativo Promises que logró desarticular la organización dedicada a la trata y terminó con tres adultos detenidos.

“Los encuentros sexuales se producían en distintas localidades de la provincia de Cádiz, a las que el tratante llevaba a la víctima, y la controlaba desde las inmediaciones. En cuanto cobraban les quitaban el dinero. Una vez que la víctima había participado en alguno de estos encuentros, era amenazado con trasladar esta información a sus familiares en Sudamérica”, reveló ABC.

La promesa

Según informó la Guardia Civil, la organización enviaba a captores a diferentes países de Sudamérica para reclutar jóvenes en buena forma física, a lo que prometían un futuro de éxito cuando llegaran a España.

Para evitar sospechas, la organización obligaba a las víctimas a pagarse el viaje a España, con el compromiso de que recuperarían el importe muy rápido con los trabajos que harían nada más llegar.

Una vez en España, la organización los recogía en el aeropuerto y los trasladaba hasta la localidad de Prado del Rey, en la sierra de Cádiz. Además, les retenían el documento y les quitaban el dinero que llevaban consigo para controlarles en todo momento.