La capital, Quito, inició la semana pasada una nueva etapa y pasó al color amarillo, por lo que reanudó el transporte público, la activación de comercios y la actividad laboral en un mayor número de sectores, y redujo el horario de toque de queda, que ahora es de 21 a 5.

La pandemia de coronavirus se sigue expandiendo en Ecuador, que este jueves superó los 45.000 contagios, en medio de un proceso de cambio de su estrategia epidemiológica para pasar del aislamiento masivo al distanciamiento social y la reapertura de algunos sectores tras el estado de excepción que rige desde el 16 de marzo.

Ecuador, el cuarto país más castigado por la pandemia en Latinoamérica detrás de Brasil, Perú y Chile, informó que este jueves que el número de contagiados por el coronavirus ascendió a 45.082, con 642 nuevos casos, y que el de fallecidos ose elevó a 3.768, con 48 nuevos decesos.

Aunque está bajo estado de emergencia desde mediados de marzo, el 4 de mayo entró en un proceso de desescalada, del aislamiento masivo al distanciamiento social, al pasar del rojo al amarillo en el sistema de “semáforo epidemiológico” en mas de medio centenar de cantones del total de 221.

La reanudación de la actividad comercial y laboral implicó que unas tres millones de personas vuelvan a las calles de Quito, así como un aumento de los contagios.

En la primera semana en amarillo en la capital se duplicaron los contagios, informaron autoridades sanitarias.

Entre el 3 y el 10 de junio, en Quito hubo 668 casos, mientras que la semana previa, entre el 26 de mayo y el 2 de junio, hubo 397.

El viceministro de Salud, Xavier Solórzano, mencionó al informar las cifras que a comienzos de mayo la gente empezó a salir con mayor fervor a las calles de Quito sin usar mascarilla y sin aplicar distanciamiento social, informó el diario El Universo.

Ecuador tiene casos de coronavirus en sus 24 provincias.

Guayas, cuya capital es Guayaquil, sigue siendo la más golpeada por la pandemia, con 14.551 casos, seguida de Pichincha, cuya capital es Quito, con 4.946.