El presidente Emmanuel Macron comunicó, además, que desde este lunes abrirán con normalidad los bares y los restaurantes de la región de París, a la vez que se autorizan las visitas a las residencias de ancianos.

Todas las escuelas de Francia deberán recibir a sus alumnos luego de la cuarentena por el coronavirus a partir del 22 de junio, anunció este domingo el presidente Emmanuel Macron en un mensaje a la nación en el que delineó las características de la nueva etapa que vivirá el país en la última fase del desconfinamiento.

El mandatario enfatizó que a partir de mañana Francia “pasa la página del primer acto” de la lucha contra la Covid-19 y para ello hay que acelerar el retorno a la normalidad y reactivar la economía.

Por lo tanto, anunció que desde mañana también abrirán con normalidad los bares y restaurantes de la región de París -hasta ahora solo podían hacerlo las terrazas- y volverán a autorizarse las visitas a las residencias de ancianos.

A partir de mañana el conjunto del territorio de Francia pasará a estar en “zona verde”, lo que implica de hecho una fuerte aceleración de la reapertura, que comenzó el pasado 11 de mayo.

Las guarderías y los colegios se prepararán para acoger a partir del 22 de junio a todos los alumnos de manera obligatoria y según las reglas de presencia normal”

EMMANUEL MACRON

El presidente recordó que los ciudadanos podrán desplazarse con libertad por la Unión Europea a partir de mañana y por fuera del territorio europeo donde las condiciones sanitarias lo permitan, desde el 1 de julio.
También confirmó que la segunda vuelta de las elecciones municipales se celebrará, como estaba previsto, el 28 de junio.

Hizo especial hincapié en la fuerte crisis económica que azota al país, que llevará a “un gran número de quiebras y planes sociales”, por lo que la prioridad deberá ser necesariamente evitar los despidos.
Respecto a la reconstrucción económica, Macron abogó por comenzar ya a crear “los empleos del mañana” en la transición ecológica, y se comprometió a no costear los gastos derivados de la crisis sanitaria con un aumento de impuestos.

Según el último recuento oficial, difundido ayer, Francia contabilizó 24 muertes por el coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que el número total de fallecidos desde el inicio de la pandemia asciende a 29.398.