La medida es para cuando reinicie la Ligue 1, previsto para el 22 de agosto, tras el receso por el avance del coronavirus. “Obviamente trabajaremos para que, si la situación sanitaria lo permite, la capacidad aumente”, declaró la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, según consignó la agencia de noticias italiana ANSA.

El tope de cinco mil simpatizantes en los estadios también se aplicará en otros eventos de carácter deportivo y cultural que será revisado tras el pedido del presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noel Le Graet. El responsable de la FFF pretende además que ese límite de público pueda ampliarse de cara a la final de la Copa de Francia que se jugará en el Stade de France entre Paris Saint-Germain (PSG) y Saint-Etienne.

El fútbol de Francia fue el único de los cinco más importantes de Europa (Alemania, España, Inglaterra e Italia son los otros) en dar por finalizada su temporada con anticipación por la pandemia del coronavirus. Dicha determinación consagró como campeón al París Saint-Germain, de los argentinos Ángel Di Maria, Leandro Paredes y Mauro Icardi, y sentenció los descensos de Toulouse y Amiens.