Un ataque del grupo radical Estado Islámico contra posiciones del Ejército sirio en el centro del país, dejó al menos seis militares muertos, según informó este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Según el organismo, cuya sede está en Londres pero cuenta con una red de informantes en el territorio, la posición atacada está ubicada en el triángulo que conforman las fronteras de las provincias de Alepo, Hama y Raqqa.

En dicha zona, el grupo ha ejecutado al menos cinco atentados en los últimos 10 días, después de varios meses de llevar a cabo acciones en las provincias de Homs y Decir Ezzor, precisó el OSDH, según recogió la agencia de noticias Europa Press.

El grupo radical sunnita ha incrementado sus atentados en el país en los últimos meses, pese a que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) -una alianza militar de milicias regionales- anunciaron el 23 de marzo de 2019 la toma de Baghuz y la caída del llamado califato territorial de Estado Islámico, que ya no controla ninguna zona en Siria e Irak, donde fue derrotado en diciembre de 2017.

En este sentido, el comité encargado de hacer seguimiento a las actividades de Estado Islámico y Al Qaeda indicó en un informe enviado en febrero al Consejo de Seguridad de la ONU que el Estado Islámico está comenzando a reconstituirse tanto en Irak como en Siria.