Fuentes policiales informaron que se trata de Christian Ramón Zabala, de 41 años y especialidad explosivista, quien vivía en la calle Zapiola al 1800 de la localidad bonaerense de Castelar.

Todo se inició a partir de las 22:00 con el llamado al 911 del cuñado del subcomisario y al lugar arribó personal de la comisaría Morón 7ma. de Castelar de la Policía Bonaerense.

Allí hablaron con el cuñado de la víctima, quien relató que al llegar a la casa del subcomisario y sin poder comunicarse con él, ingresó por el pasillo hasta la puerta principal y ahí lo vio tendido en el interior de la vivienda sin vida.

La casa estaba cerrada desde adentro y al poder abrirla, entró un médico del SAME que constató la muerte del policía federal, quien debajo de su cuerpo tenía su arma reglamentaria calibre 9 milímetros y una vaina servida.

De acuerdo a lo que relataron testigos y familiares, Zabala tenía antecedentes psiquiátricos y estaba en tratamiento, pero al parecer había señalado su intención de suicidarse en reiteradas ocasiones.

Interviene en el hecho la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 3 de Morón, a cargo de Mario Ferrario.