Despliegue de tropas del Regimiento de Cazadores de Monte de Tartagal en la zona de Salvador Mazza, en la conflictiva frontera con BoliviaDespliegue de tropas del Regimiento de Cazadores de Monte de Tartagal en la zona de Salvador Mazza, en la conflictiva frontera con Bolivia.

El paso internacional que une la ciudad argentina de Salvador Mazza con Bolivia fue cerrado nuevamente por orden del presidente Alberto Fernández, y desde anoche comenzaron a desplegarse allí soldados, oficiales y suboficiales de Infantería del Ejército Argentino . Esta resolución se funda en la creciente preocupación por el debilitamiento de los controles fronterizos -que en las últimas semanas sufrió el embate violento de contrabandistas- y el arribo masivo de ciudadanos bolivianos que buscan atención médica en la Argentina por el colapso de los hospitales en el país vecino ante la expansión del coronavirus, según informó oficialmente el gobierno provincial.

El vicegobernador, Antonio Marocco, dijo “La decisión del Presidente fue acompañar nuestro pedido; muestra claramente la preocupación de cuidar a los ciudadanos argentinos y a los salteños para no tener sorpresas con este enemigo invisible”.

El despliegue de tropas -con el objetivo de apoyar logísticamente a la Gendarmería, encargada natural del control fronterizo- comenzó durante las últimas horas del martes, según confirmó una alta fuente. Se trata de una operación militar que involucró de forma inmediata al Regimiento de Cazadores de Monte que tiene asiento en la localidad de Tartagal. Ayer, antes de que desapareciera el sol tras los Andes, un helicóptero Bell UH1H trasladaba patrullas de soldados con armamentos desde una finca privada hacia el corazón de la frontera. “De acuerdo a lo que le solicitamos al gobierno nacional, se autorizó la presencia de efectivos del Ejército Argentino en la frontera de nuestra provincia”, informó el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, en un comunicado oficial.

En ese comunicado agregó: “Hay una situación de angustia, especialmente en las comunidades de Salvador Mazza, Aguas Blancas y Los Toldos. Hay más de 25 kilómetros de frontera y más de 60 pasos clandestinos e ilegales”.

El primer mandatario provincial pidió, además, el envío de más agentes federales: “En Salta se tomaron las medidas necesarias para preparar el sistema de salud ante la pandemia, fortaleciendo los servicios con equipamiento, insumos y capacitación del recurso humano. Sin embargo, es necesario reforzar los controles fronterizos a través de la presencia de mayor cantidad de efectivos de las fuerzas de seguridad” nacionales.

Movimiento de personal

Las tropas del Ejército Argentino desplegadas ahora en Salta se encuentran participando y adaptándose a este terreno hostil desde 2018, en el marco del operativo “Integración Norte”. En el momento de su puesta en marcha, el Poder Ejecutivo Nacional informó que tendría tres ejes fundamentales de actuación: adiestramiento operacional, apoyo logístico a las fuerzas de seguridad y asistencia a la población civil con campañas sanitarias, alimentarias, de infraestructura. Este operativo fue activado sobre la base de “las leyes 23.554 de Defensa Nacional y 24.059 de Seguridad Interior; decretos del Poder Ejecutivo Nacional, y a través de la Resolución 860/18 del Ministerio de Defensa”, según se informó oficialmente.

A última hora de ayer los principales jefes militares encargados del despliegue en las fronteras recibieron la noticia en el Litoral y se preparaban para trasladarse a primera hora de hoy hacia el Noroeste, concretamente, hacia Salvador Mazza, donde nace la ruta nacional 34. El despliegue de tropas fue confirmado luego de que el gobierno de Salta insistiera durante semanas con el pedido en la Casa Rosada, ante sucesivas alertas emitidas por las fuerzas de seguridad en el paso internacional.

Informaron sobre un grave incidente ocurrido en las últimas horas, cuando al menos 30 contrabandistas atacaron en grupo un retén de Gendarmería para quebrar la seguridad y poder ingresar al país con distintos tipos de mercaderías que, en medio de la pandemia, aumentaron súbitamente de valor a medida que las dificultades logísticas para el traslado normal de cargamentos afectó la disponibilidad de stocks de productos en los mercados formales.

Fue interceptado otro camión con una oculta carga de dos millones de pesos
“No está previsto que la situación mejore, sino que, por el contrario, nos estamos preparando para que la tensión comience a crecer. Desde el comienzo de la semana registramos los primeros casos de personas que no quieren atenderse en los hospitales bolivianos, colapsados por el coronavirus, y que cruzaron ilegalmente, por ejemplo, para dar a luz. Con respecto a los contrabandistas, intentan llegar a la Argentina porque obtienen grandes ganancias con las ventas en este lado de la frontera”, indicó una calificada fuente de la Gendarmería.

Actualmente, el operativo Integración Norte reúne tropas militares en apoyo logístico en Misiones, Jujuy y Formosa, pero el despliegue se concentrará en Salta, donde está previsto el arribo de varias decenas de soldados de Infantería en las próximas horas. Se trata, en primera instancia, de “montaraces”: soldados entrenados especialmente para permanecer semanas enteras en el corazón del monte y sobrevivir allí sin dificultades, incluso, proveyéndose de víveres de la propia naturaleza circundante.

Frontera caliente

Se trata de una zona especialmente conflictiva porque allí operan grupos internacionales dedicados al narcotráfico que cuentan con poderosas logísticas que, en tiempos de pandemia, ponen a disposición del crimen organizado para el movimiento de personas y mercancías de alto valor en los mercados urbanos.

En esa línea, un informe publicado días atrás por la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) del Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación señaló que en las fronteras de Jujuy y Salta se abrieron, en el último año, tres expedientes por día, definidos como “investigaciones complejas que apuntan a desbaratar organizaciones de orden estable, de carácter transnacional y con fuertes estructuras destinadas a delinquir”.

Por otro lado, en el informe se señala: “El 95% de los imputados optó por celebrar acuerdos plenos con la fiscalía, una de las herramientas que debutó con éxito a partir de la implementación del sistema acusatorio. Se logró condenar a 22 personas en siete causas. De ellas, seis ya están finalizadas y en la restante -que reúne a once imputados- se dictaron ya seis condenas por acuerdos plenos. De las 22 personas condenadas, 16 cumplen prisión efectiva en una Unidad Penitenciaria, dos lo hacen bajo la modalidad de prisión domiciliaria y cuatro fueron condenadas bajo ejecución condicional”.

“Si se suma el total de años y meses de prisión de todas las condenas obtenidas, el número total asciende a 100 años y once meses, mientras que la suma de los montos de dinero impuesto como multas llega a 9.666.000 pesos”, indicaron los funcionarios de Procunar en la publicación del balance del primer año de aplicación del nuevo Código Procesal Penal en Jujuy y Salta, provincias que limitan con Chile y con Bolivia.

Despliegue de tropas del Regimiento de Cazadores de Monte de Tartagal en la zona de Salvador Mazza, en la conflictiva frontera con BoliviaDespliegue de tropas del Regimiento de Cazadores de Monte de Tartagal en la zona de Salvador Mazza, en la conflictiva frontera con Bolivia Crédito: Gobierno de Salta
Con respecto al avance del Covid-19, el último reporte del Ministerio de Salud de Salta indica que hay cuatro casos activos de coronavirus y se activaron el lunes once protocolos, mientras que otras once muestras permanecen en estudio.

Del lado boliviano, en la provincia de Tarija, la situación se torna alarmante, con 24 nuevos casos en las últimas horas, que elevan la cifra total de contagiados -solo en la zona de frontera- a 299 positivos. A su vez, en todo el territorio boliviano, ya hay 26.389 casos confirmados.