Debido al aumento de circulación vehicular que tiene el túnel subfluvial que une la ciudad de Santa Fe con Paraná, y al aumento de casos en la vecina provincia de Entre Ríos, desde este jueves al mediodía se realizan test de anosmia en ese puesto de control.

Durante las primeras horas de la mañana, tuvo lugar una capacitación al personal que estará a cargo de las pruebas que, básicamente, consisten en acercar una varilla humedecida en vinagre, lavandina y otras sustancias al conductor y pasajeros.

En caso de que se detecte algo irregular, se le impide seguir circulando y se activa el protocolo. Además, se continúa controlando la toma de temperatura y la revisión de los papeles del vehículo y de la autorización para circular.