Tras analizar los casos diarios y el crecimiento de la curva de contagio, la cartera sanitaria bonaerense advirtió acerca de la necesidad de agudizar las restricciones. En el Área Metropolitana, las camas están ocupadas en un 57%.

Leticia Ceriani, subsecretaria de Gestión de la información, Educación permanente y fiscalización del Ministerio de Salud de la Provincia advirtió sobre el impacto positivo que tendría el endurecimiento inminente de la cuarentena sobre la curva de contagios de Covid-19 que sigue aumentando en el Área Metropolitana.

En diálogo la funcionaria bonaerense confirmó que “no estamos todavía en el pico” y advirtió que van a seguir creciendo los casos de coronavirus.

“Si seguimos así en término de cantidad de casos diarios y el porcentaje de ocupación, proyectamos que en aproximadamente un mes el sistema de salud vería saturada su capacidad”, alertó Ceriani y consideró que “ahora es el momento de achatar la curva”.

Es que, según explicó, “en ningún municipio estamos aún con el 100 por ciento de camas ocupadas y no queremos llegar a a eso, queremos achatar la curva antes, porque son camas que se ocupan mucho tiempo, entre 20 días y un mes”.

Para lograr la disminución de contagios, la funcionaria consideró que el endurecimiento de la cuarentena tendría un impacto positivo ya que “venimos de tres meses de un aislamiento que fue muy exitoso y nos sirvió para preparar el sistema de salud”.

“Siempre se previó la posibilidad de que en algún momento hubiera que volver a una cuarentena más estricta”, reconoció, y agregó: “Si se hace un aislamiento más estricto entendemos que es posible achatar la curva y que este sí sea el pico de la pandemia y empiecen a descender los casos”, alertando sobre una potencial medida inminente del gobierno de Axel Kicillof.

Según explicó, la medida debería ser una decisión conjunta para todo el AMBA porque los municipios bonaerenses con más casos son los que tienen mayor circulación hacia CABA.

“En el último tiempo todos hemos relajado un poco los cuidados, ha disminuido la sensación de temor y han sucedido situaciones que no buscábamos, como actividades más relacionadas a lo recreativo o social y entendemos que no es el momento”, destacó.

“Hay que pensar en unas dos semanas para ver que la curva se aplana, porque si se toma la decisión hoy de todas formas en este momento hay gente que se está contagiando y que probablemente va a necesitar una cama en una semana”, remarcó.