El Complejo Museológico San Lorenzo se prepara para volver a abrir sus puertas a sus visitantes. Es un lugar lleno de historia a orillas del río Paraná, pegado al Campo de la Gloria. Equipado con tecnología de avanzada, atrapa al turista con su oferta cultural bien exhibida.


De descanso obligado. Así está el Complejo Museológico San Lorenzo. Una oferta cultural que tiene su anclaje en el combate librado allí por las tropas del general José de San Martín contra los españoles el 3 de febrero de 1813. Una batalla que quedó en la historia por muchos motivos. Fue la única que San Martín libró y ganó en el actual suelo argentino y marcó a fuego al convento de los hermanos franciscanos y a esta ciudad.

El complejo abarca un total de cuatro museos. El más importante es el del convento San Carlos, que alberga los recuerdos del antes y del después de aquel enfrentamiento famoso en suelo santafesino. En 2019, San Lorenzo recibió a un total de 100.000 personas venidas de otras ciudades. Este 2020 es especial para todos y no se alcanzarán las cifras del año pasado por los efectos del aislamiento obligatorio. Esta medida contra el coronavirus forzó al lugar histórico a cerrar sus puertas a la espera de la normalización de la situación social en Argentina. Cuando los problemas sanitarios pasen, San Lorenzo se presenta como una opción para pasar un día de recreación. Con la oferta museológica y también con el Campo de la Gloria, el lugar donde el ejército argentino derrotó a los realistas. Esta ciudad del Gran Rosario se encuentra a 140 kilómetros al sur de Santa Fe y a 30 al norte de la Cuna de la Bandera.

Las cuatro instituciones nucleadas son éstas: el Museo Conventual San Carlos, el Museo Sanmartiniano de Dioramas, el Museo de Árboles Históricos y el Museo de Historia Regional. El más importante es el primero al ser el lugar donde el libertador se preparó para guerrear y descansó tras derrotar a los enemigos.

El turista se puede encontrar con una gran oferta cultural al estar renovado los espacios. Una tecnología de avanzada fue instalada en el año 2018, que incluye pantallas táctiles informativas, cuadros vivos donde personas claves de aquel 3 de febrero le hablan al público y lentes de realidad virtual que recrean una parte de la batalla tan recordada. Asimismo, se conectó un videowall interactivo en el refectorio, se instaló una conexión de Internet de alta velocidad en todo los inmuebles y un proyector en 3D en el auditorio. El complejo cuenta con una app para teléfonos móviles que brinda información de lo que está ahí dentro.

Adrián Katzaroff, director de Cultura y Educación de la Municipalidad de San Lorenzo, habló con El Litoral acerca de los elementos que puede ofrecer esta ciudad a los visitantes. Sobre el museo del convento, comentó: “Es un espacio tan importante para nosotros, los sanlorencinos, pero un espacio que ya se ha convertido en patrimonio de toda la provincia y del país”. Con respecto a lo que hace atractivo a este lugar, el funcionario destacó: “Principalmente porque es una historia que atrapa a niños y adultos. Está planteado a partir de recursos tecnológicos y de un trabajo de guión. Está planteado para que lo puedan seguir tanto aquellas personas que se apasionan por la historia, como aquellos que no tengan ninguna referencia previa. Al hacer el recorrido se van a llevar un pantallazo bastante claro de qué es lo que pasó en estos muros”.

Tecnología de punta

Modernizar todo el complejo en 2018 requirió de un trabajo coordinado entre distintos organismos. “El trabajo interactivo realmente fue un gran esfuerzo. No solamente de la Municipalidad de San Lorenzo, sino de la Universidad Nacional de Rosario, que aportó todo su equipo de comunicación para realizar todo el trabajo de contenidos”, dijo Katzaroff. “Fue un trabajo de gestión muy grande y una inversión muy importante. El Cabildo (de Buenos Aires) tiene dos pantallas interactivas. Nosotros aquí tenemos 12 en estado operativo y dos más agregadas recientemente. Más el espacio de proyección 3D”, agregó el funcionario.

Estos meses de cierre obligado implican otro tipo de trabajo puertas adentro. “Los pasillos se encuentran vacíos de público, pero con un recorrido permanente de nuestra gente trabajando intensamente para que cuando el museo sus puertas otra vez esté todo espléndido”, aseguró Adrián Katzaroff. “El desafío es seguir cuidando muchísimo todo esto que es un patrimonio histórico maravilloso. Hay piezas únicas aquí adentro y hay muros llenos de historia”, afirmó.

El museo por dentro

El Litoral pudo recorrer el museo ya que sus autoridades les abrieron las puertas. Germán Bonansea, coordinador del convento, fue el anfitrión en este tour por este lugar histórico. “Es un orgullo trabajar acá, en el convento San Carlos. Donde pasó todo, donde comenzó nuestra historia”, comentó Bonansea.

En el ingreso, el visitante es recibido por un cuadro vivo del fray Pedro García, la autoridad del convento San Carlos de aquella época, que es quien recibe a San Martín a su llegada al pueblo. “Invita a ingresar al convento”. El encargado del museo explicó que bajando una aplicación en el teléfono, uno puede obtener información adicional sobre cada espacio.

Uno de los puntos centrales del recorrido es la capilla antigua. Allí se realizó la misa previa y posterior al 3 de febrero. También se hizo el 14 de febrero la misa cuando falleció el capitán Justo Germán Bermúdez, militar que le da el nombre a la ciudad cercana a San Lorenzo. “Tenemos imágenes de arte sacro. Es un lugar de arte y de emociones. Cada objeto tiene su historia, su significado. Es un lugar muy emocionante y con mucha historia”. El altar data del año 1700 y fue creado por los jesuitas.

También se puede apreciar la habitación donde el capitán Bermúdez pasó sus últimos días ya que falleció a consecuencia de heridas en batalla. Por otra parte, la celda donde el mismísimo San Martín (habitación donde habitualmente dormía el fray Pedro García) pasó esos días allí también puede ser contemplada.

En otro sector, está el comedor de los franciscanos. “Después fue cedido para que sea el primer hospital de guerra, de sangre del país. Después del combate del 3 de febrero los heridos fueron traídos a este lugar y fueron atendidos. Las mesas fueron utilizadas como camillas y en este lugar entró a la inmortalidad Cabral, el soldado heroico”.

Dentro del complejo se encuentra el lugar donde descansan los restos de los 14 granaderos caídos en combate y los restos del sargento Juan Bautista Cabral. Las cenizas del fray Pedro García descansan aquí también, como las del creador de la Marcha de San Lorenzo, Carlos Javier Benielli.

Relacionada
La cara más real

Un cuadro basado en el rostro de José de San Martín del artista Ramiro Ghigliazza, elaborada en base a estudios científicos, está exhibida en el antiguo convento San Carlos. Está considerado la representación más cercana a la cara real del prócer nacido en Yapeyú. “Sin dudas, es el cuadro que revolucionó a los sanmartinianos. Es una obra que fue donada por Ghigliazza hace dos años atrás para el 3 de febrero. Tomó gran magnitud. Esta imagen es tomada como la imagen más real sobre San Martín para el Instituto Nacional Sanmartiniano que depende del Ministerio de Cultura de la Nación. Es más o menos la imagen de la edad que tenía San Martín cuando peleó acá en San Lorenzo”, afirmó Bonansea.

El propio primer mandatario de Argentina, Alberto Fernández, se interesó por la obra. “Al tomar trascendencia, primero llegó al Congreso de la Nación. El presidente se enteró de eso. Él quería esa imagen para su despacho. Se contactó con el artista. La imagen de San Martín está en el despacho del señor presidente”.