A pesar del ascenso de la curva epidemiológica que hay en la Provincia y en el país, la demanda en el Jaime Ferré es menor. Pese a ésto, los médicos y todo el equipo están en alerta y cumplen con un riguroso protocolo para quienes visitan el nosocomio local.

Rafaela lleva más de 60 días sin casos positivos de Covid-19. Esto ha permitido que de manera paulatina, el Hospital Jaime Ferré vaya recuperando su polivalencia y la disponibilidad de camas. Pero de continuar esta curva de contagios en la Provincia y en el país, el Hospital tendrá que volver a la «configuración Covid» que se había adoptado.

Actualmente, las camas para potenciales pacientes con Covid están reservadas.
Lo concreto es que hoy las consultas en el efector de salud local han bajado y pese al frío y a la aparición de las clásicas enfermedades, no se observa la guardia llena o sobrepasada, como ha estado en otros tiempos. «En estos momentos estamos teniendo menos consultas, por lo que no se ha notado una sala de espera llena. Puede haber dos o tres, pero más de eso no ha llegado a pasar», le dijo a Radio Universidad/CASTELLANOS Telma Alarcón, jefa de la Guardia general del Hospital Jaime Ferré.

La guardia volvió, físicamente, a ser el sitio de siempre, o al menos, el que estaba acondicionado antes de que llegara la pandemia. «Al comienzo estuvimos un poco separados, con pasillos con consultorio y la gente que vino se habrá dado cuenta de que se los atendió en otro sitio. Ahora estamos nuevamente en la guardia central, por lo que se le pide a la gente tener conciencia», contó Alarcón.

Dentro de los requisitos, la gente debe llegar con los barbijos puestos. Además, existe un personal de seguridad en la entrada, con un termómetro, por lo que se deben tomar la temperatura y anunciarle por qué motivos visitan el lugar. Vale mencionar que aquellos que no lo tengan, el Hospital tiene un pequeño stock como para cederlos.

Además, hay personal administrativo que recepciona a la persona, para charlar con él y tratarlo en una especie de encuesta que será relacionada con el Covid-19, los síntomas que tiene y si estuvo en contacto con personas que estuvieron en sitios donde existe transmisión comunitaria del virus.

Pasos a seguir
«De acuerdo a lo que responda la persona, se avisa al médico de guardia central para una consulta no respiratoria. Si se detectan estos síntomas, se lo ingresa a un consultorio en donde se le avisa al médico del plantel de clínica médica, ya que son ellos los que vienen a evaluar ese paciente y son los que toman la conducta de que si queda como sospechoso», confirma la doctora.

Consumado este panorama, al paciente se le realiza el hisopado y se analiza si tiene o no criterios de internación.

En el hall, hay 6 bancos para que se puedan sentar dos personas en cada uno de ellos, separados por dos metros de distancia. Además, hay una línea roja que también separa a los que llegan del mostrador donde está el personal administrativo, por lo que se le pide una cierta prudencia. En total, 12 personas pueden permanecer dentro de la guardia. «Hemos hecho todo a medida y todo indica dónde debe ponerse cada persona que ingresa. Tratamos de que aquellas personas que vienen por consultas que no son urgentes, sea anotado, pase y si vemos que la capacidad está llena, deben esperar afuera, de acuerdo a cómo se vea ese cuadro de gravedad», manifestó la jefa de la Guardia general del Hospital Jaime Ferré.

A tener en cuenta
En referencia al ingreso «clásico» del hospital, hoy se utiliza para los trabajos de la mañana. En ese sitio se encuentra el servicio de estadísticas, el servicio de caja y otros ingresos más directos. Además, existe un personal de seguridad que también toma la temperatura a la gente y trata de direccionar a quienes asisten al lugar. En líneas generales, el ingreso sigue funcionando para ingresar personas también, ya que tratan de utilizar la guardia para aquellos pacientes que lo ameriten. «Esto es algo dinámico y que cambia día a día. Esperemos que la gente sepa con qué se va a encontrar cuando llegan. Nunca se deja de atender a la gente, simplemente lo derivamos a raíz de cómo estamos trabajando. Hay que tener en cuenta que los Centros de Salud están trabajando muy bien también porque al notar nosotros la disminución de la cantidad de gente que consulta en la guardia, significa que la atención primaria en los dispensarios o Samco, están dando sus respuestas», finalizó Alarcón.

Recordemos que a inicios de esta semana, se analizó la posibilidad de volver rápidamente a su configuración Covid-19, en caso de que se detecten casos positivos en Rafaela o la región que deban ser atendidos en el efector público. En marzo y abril, el Hospital prácticamente se cerró por completo para la atención de consultorios, cirugías programadas, y atención de otras patologías no urgentes, progresivamente volvió a su configuración como hospital polivalente.

Además, varias camas quedaron ocupadas por pacientes que se atienden por distintas enfermedades y ante la posibilidad de que se produzca una nueva cadena de contagios, ya se activó un estado de alerta de modo que en caso de ser necesario, el efector pueda rápidamente volver a su configuración Covid.

No obstante, recordemos, que las autoridades locales destacaron que igualmente hay un sector completamente aislado para la eventualidad de atender pacientes con protocolo Covid.