Todas se encuentran en buen estado de salud. Ocurrió a la altura de la Central Termoeléctrica.

Durante la noche de este martes, se produjo un desmoronamiento sobre una importante franja de la barranca del río Coronda, a la altura de la Central Termoeléctrica de Sauce Viejo, y 11 familias debieron desalojar las viviendas que ocupaban.

Según informó el Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos de la provincia en su cuenta de Twitter, 30 personas fueron autoevacuadas y todas se encuentran en buen estado de salud.

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat inició las tareas de evaluación técnica de la zona afectada, con el trabajo del personal de operaciones de la Protección Civil, que realizó tareas de evaluación de daños y análisis de necesidades pertinentes. También intervino el Ministerio de Desarrollo Social para dar contención social a las familias.

El Litoral dialogó en el lugar con los vecinos del barrio Primera Barranquera, donde ocurrieron los desmoronamientos, quienes durante la mañana se acercaron a sus viviendas a retirar algunas pertenencias.

Guillermo Villalobo contó que el gran derrumbe se produjo alrededor de las 22 horas, pero durante el día estuvieron alertas por las consecuencias que podían producir los fuertes vientos que soplaban. El vecino remarcó que es un problema que data de muchos años y responsabilizó a las extracciones que realizan habitualmente las areneras, además de la erosión natural que sufren las barrancas. Villalobo perdió parte de su patio, al punto que la parrilla quedó a punto de caer al río.

El presidente comunal de Sauce Viejo, Pedro Uliambre, se acercó al lugar el mismo martes a la noche, y también se hizo presente durante la mañana para monitorear la situación y evaluar qué tipo de asistencia requieren las familias damnificadas.

Hace unas semanas, el drone de El Litoral había sobrevolado la zona. A simple vista se observaba la forma en la que las erosiones y los desmoronamientos habían afectado a la ribera sauceña. Ya se advertía el riesgo que implicaba para los residentes del lugar y que existía la posibilidad concreta de que se produzcan nuevos derrumbes.