Pidió cambiar el formato centenario que se aplicó hasta el inicio de la pandemia. La vuelta será semipresencial y con menos presencia de alumnos en las aulas. Enfática defensa de la resolución 223; diferencias con el socialismo sobre el significado de docentes reemplazantes; admitió que la convocatoria a paritaria para la discusión salarial excede a su cartera.

“El plan de Santa Fe para la vuelta a casa está abierto al debate, necesita construir consensos. Estamos pensando en una vuelta con alternancia semanal; con equipos docentes para la bimodalidad (presencial y de acompañamiento); con gradualidad; con nuevas funciones para los auxiliares escolares; con pocos alumnos en las aulas; con nuevas normas de higiene; con horarios diferentes al resto de la comunidad porque en las grandes ciudades el transporte público de pasajeros deberá tener distanciamiento. Habrá que reorganizar todo el sistema y es un tema muy complejo que requiere de mucha colaboración”. La definición es de la ministra de Educación, Adriana Cantero, quien estuvo durante casi cuatro horas ayer en el recinto de la Cámara de Diputados donde había sido convocada por las comisiones de Labor Parlamentaria y de Educación.

En la primera parte, apoyada en los secretarios de Educación, Víctor Debloc, y de Gestión Territorial Educativa, Rosario Cristiani, desarrolló la tarea que se dieron en la cartera educativa que la dividió en tres etapas: diciembre a marzo; abril y mayo y junio/julio para luego dar lugar al ping pong de preguntas y respuestas donde los picos de tensión estuvieron con la bancada socialista. Sentada junto al presidente de la Cámara, Miguel Lifschitz, Cantero no dejó de marcar sutiles diferencias con la gestión anterior: habló de sobreprecios en obras de FANI y de infraestructura escolar e incluso remarcó las fuertes observaciones legales que hizo el Tribunal de Cuentas de la licitación para levantar ocho jardines de infantes en el territorio con fondos federales, pero licitados por la provincia.

Sobre el final y cuando en dos ocasiones evitó la respuesta, dijo que la convocatoria a la paritaria para discutir salarios excede a su cartera y que será después del pago de haberes de junio. No obstante aclaró que en cuestiones técnicas la paritaria está funcionando y señaló -por ejemplo- que el nuevo control de ausentismo fue abordado y acordado con los gremios docentes en ese ámbito. Fue en respuesta a uno de los planteos de la ex ministra y hoy diputada socialista Claudia Balagué quien pidió saber las razones por las cuales no se siguió con el contrato que se tenía con la UNR. “Cumplimos hasta el último día el contrato y en la nueva licitación nos pidieron el doble sin causas justificadas. No había razonabilidad y no se renovó” afirmó.

Defendió el concepto de “todos los chicos y las chicas en la escuela aprendiendo” y justificó los acuerdos con municipios y comunas para el seguimiento de los chicos en la institución escolar. “La escuela primaria será responsable hasta que el chico esté inscripto en la escuela media y ésta será responsable hasta que obtenga el título” señaló como modo de control a la respuesta de la falta de continuidad del programa Vuelvo a Estudiar.

También hubo cuestionamientos de los socialistas Joaquín Blanco y Clara García que marcaron puntos de tensión. El primero observó fuertemente que “docentes reemplazantes de la provincia pasen hambre porque no tienen ingresos por no tener horas”. La ministra -que antes había explicado que los reemplazos siguen en la medida de la necesidad del sistema- aseguró que son “aspirantes” a reemplazos. García le preguntó por la escasa ejecución presupuestaria de las obras en marcha y ella le recordó que en el segundo semestre de la anterior gestión hubo obras que se quedaron sin presupuesto pero también llamó a pensar la nueva infraestructura. “No sabemos si debemos hacer aulas de tal tamaño porque debemos saber cómo será el nuevo sistema con distanciamiento social, con espacios de ingreso y egreso evitando contactos”. En otra parte admitió que necesitarán para la vuelta comprar más de 10.000 termómetros para tomar la temperatura a los alumnos cuando ingresen al aula.

Comedores escolares y repitencia

También hubo contrapuntos con el nuevo sistema de asistencia alimentaria puesto en marcha y que hoy dejó de ser comedor escolar para ser entrega de módulos. “Será muy difícil volver a un comedor para 300 chicos con distanciamiento social” les aclaró una y otra vez ante cuestionamientos al sistema elegido. Dijo que encuestan a familias para saber la calidad de los productos que se entregan y afirmó que han llegado a escuelas que nunca requirieron de comida debido a la crisis actual. “No hay restaurantes de 300 cubiertos hoy, no puede haber comedores escolares para 300 chicos” repitió ante algún planteo de volver al sistema antiguo o a viandas.

En el final fue muy enfática en defender la resolución 223 que permitió a los chicos que adeudan hasta cuatro materias, rendir para poder pasar de curso. Fue ante el planteo concreto de Gabriel Real (PDP) quien le recordó la votación unánime de la Cámara contra el proyecto. “La repitencia no ha demostrado haberle mejorado la vida a nadie. Dimos una oportunidad a adolescentes en situación de encierro para poder tener un estímulo y defiendo la decisión” afirmó para luego informar que se habían inscripto 2935 alumnos en toda la provincia.

Cantero aceptó el debate de la nueva ley de Educación pero instó a pensarla en la educación pos pandemia. “Nada será igual” les aclaró y se pronunció porque estén contenidos en el texto la virtualidad, la semipresencialidad así como ESI, escuelas de gestión social e incluso los jardines maternales hoy fuera del sistema
oficial.

Equipo

Cantero informó que el ministerio de Educación está seleccionando a 70 jóvenes profesionales para sumarlos al equipo de infraestructura escolar y del ministerio de Infraestructura para hacer un relevamiento de los establecimientos escolares y determinar la manera de adaptarlos a la nueva realidad. También señaló que hubo algunas obras paradas por considerarlas no necesarias o por observación de costos mientras que otros presupuestos han sido redireccionados.

Trotta

Cantero participará este jueves de la reunión virtual del Consejo Federal de Educación que encabeza Nicolás Trotta, el ministro nacional. Allí se definirá el programa de vuelta a clases que luego cada provincia adaptará a ese protocolo. La ministra santafesina recordó que los protocolos que elabore cada provincia deberán ser autorizados por el gobierno nacional para poder determinar la vuelta a clases aunque se abstuvo de precisar la fecha. “Dependerá además de la decisión de las autoridades sanitarias” aclaró.