Diputados dio media sanción a una ley impulsada por Juan Cruz Cándido que busca suplir la ausencia de asistencia por parte del Estado provincial y nacional a un sector gravemente golpeado por la pandemia.

En pos de darle una respuesta a aquellos docentes reemplazantes y asistentes escolares afectados por la pandemia, diputados y diputadas de distintos bloques dieron media sanción a una ley que otorga un bono extraordinario de 10 mil pesos hasta que se retomen las actividades regulares en el sistema educativo. “Los reemplazantes y asistentes escolares hoy tienen hambre, no pueden acceder al IFE por ser empleados del Estado pero tampoco cobran porque no están haciendo reemplazos. El Estado tiene que darles respuestas, y por eso es que elaboramos esta ley” señaló el impulsor de la ley, Juan Cruz “Cacu” Cándido, integrante del bloque de la Unión Cívica Radical en el Frente Progresista.

“En medio de esta pandemia, de una situación atípica donde el Estado tiene que poner el máximo esfuerzo en cuidar la vida de las personas, en cuidar las fuentes de trabajo y en bregar por su seguridad alimentaria, los docentes reemplazantes y asistentes escolares se quedaron afuera de todo” sentenció el legislador Cándido, y explicó que “al ser agentes del Estado, aparecen registrados lo que no les permite acceder al IFE pero tampoco cobran reemplazos ya que el sistema educativo está paralizado”.

En referencia a esto último, señaló que “después de la visita de la ministra de educación Cantero al pleno de la Legislatura, nos quedó claro que el gobierno no tiene ideas para asistir a este sector”. Además explicó que “a marzo de este año, entre sector público y privado, había registradas alrededor de 13.500 docentes y asistentes escolares en condiciones de acceder al beneficio, lo que implicaría – en caso de que todos lo cobren – una erogación de 135 millones de pesos. Vale aclarar que el gobierno erogaría en condiciones normales unos 500 millones, con lo cual este beneficio es menos de un tercio del presupuesto”.

El legislador remarcó que se se hace necesaria una urgente implementación de esta política de asistencia a un sector gravemente afectado ya que se encuentran desamparados, “en algunas localidades los vimos protestando, pidiendo bolsones de comida, y eso en una provincia como la nuestra es inadmisible”.

Tras la media sanción, el legislador ucerreista agradeció el acompañamiento de sus pares y afirmó: “Confío en que los senadores den sanción definitiva a este proyecto lo antes posible para que finalmente, los docentes que están esperando, tengan una respuesta y una ayuda”.