Pasó a cuarto intermedio la audiencia por transporte y Santa Fe no tendrá colectivos por lo menos hasta el martes

La medida de fuerza lanzada por la Unión Tranviarios Automotor a nivel nacional y a la que adhiere UTA Santa Fe continuará por lo menos hasta el próximo martes cuando los representantes de los choferes y los dirigentes empresarios se vuelvan a encontrar para resolver las deudas salariales.

Los choferes de colectivos urbanos e interurbanos de Santa Fe continuarán de paro por lo menos hasta el próximo martes, cuando se reanude la audiencia entre los representantes de los trabajadores y los empresarios que pasó a cuarto intermedio en la tarde de hoy.

La medida de fuerza se debe a que aún no han percibido el aguinaldo y en algunas jurisdicciones tampoco se han abonado los reajustes salariales. “Deben plata del reajuste de diciembre, el reajuste de aguinaldo, no se ha pagado el decreto 14/2020 que es un aumento de 4000 pesos que hasta la fecha no se abonaron”, había señalado el vocero del gremio a nivel local, Sebastián Alen, el miércoles pasado cuando adhirieron al cese de actividades.

Ahora se conoció que en la audiencia de este viernes las partes tampoco han podido llegar a un acuerdo por lo que se dispuso un nuevo cuarto intermedio hasta el próximo martes, lo que hace que la ciudad de Santa Fe siga sin servicio de transporte público de pasajeros.

En la capital provincial el conflicto afecta a 1500 trabajadores del sector urbano e interurbano, y en todo el interior del país son unos 35.000 trabajadores.

Por su parte, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) lanzó un comunicado en el que alega una “muy grave crisis que atraviesa hoy el transporte del interior del país” que amenaza con llevar al sector a una situación de deterioro “irreversible”.

“Nos encontramos hoy ante la imposibilidad material de cumplir regularmente con nuestras obligaciones salariales, comerciales, tributarias y contractuales, dado que la ecuación económica del sistema se encuentra objetivamente quebrada. En el marco de una situación de grave emergencia, el sistema de transporte del Interior del País no ha podido acceder a ninguna de las asistencias y programas de ayuda que se han implementado para asistir a las actividades que resultaron afectadas por las consecuencias de la pandemia de Covid-19, a pesar de ser considerada una actividad esencial”, destacaron.

Y agregaron: “Mas allá de que no haya sido declarada por las autoridades competentes, es una realidad innegable que EL TRANSPORTE DEL INTERIOR DEL PAÍS ESTÁ EN EMERGENCIA ante la pérdida de $18.000.000.000 de ingresos, lo que importa poner en grave riesgo la continuidad de casi 40.000 puestos de trabajo y numerosas empresas de capital nacional. Resulta, por tanto, MUY URGENTE que el Estado Nacional, las Provincias y los Concedentes adopten las medidas que el momento requiere, a efectos de evitar una parálisis de los servicios, que agravará aún más el estado de situación descripto y cuya duración resulta impredecible”, concluyeron.