Un policía de Santa Fe fue imputado hoy con prisión preventiva por incumplimiento de sus deberes y como miembro de una asociación ilícita por venderle drogas a la pareja de un narco que está preso y proveerle armas y municiones a la banda, informaron fuentes judiciales.

Se trata de un integrante del Comando Radioeléctrico de Rosario, detenido el viernes mientras realizaba un patrullaje en esa ciudad en cumplimiento de sus funciones.

Es el tercer policía involucrado en la investigación de una banda narco comandada desde la cárcel por un joven llamado Brandon Bay, consignaron los informantes.

Los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra acusaron al policía L.G.R como miembro de una asociación ilícita, omisión de promover la persecución y represión de delincuentes e incumplimiento de los deberes de funcionario público, detalló el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

La audiencia se realizó en la sede del MPA de la ciudad santafesina de San Lorenzo, donde operaba la banda de Bay denominada “Los Gorditos”.

Los fiscales indicaron durante la audiencia que el policía “prestó colaboración para facilitar la comisión de delitos” a la banda, “omitiendo cumplir con sus obligaciones en función de los deberes de persecución e investigación que como funcionario policial”.

En esa línea, precisaron que desde el 30 de mayo y hasta al 6 de junio de 2020 mantuvo comunicaciones con Brandon Bay, el jefe de la banda que cumple una condena en prisión, a través de la aplicación Whatsapp.

“En esas comunicaciones se comprometió a llevar material estupefaciente al domicilio de la pareja de Brandon Bay, acordó con él el precio y modalidad de pago de la mercancía”, señalaron los fiscales.

Además, el policía “trasladó y lo entregó a la persona antes nombrada en al menos dos oportunidades y recibió dinero a cambio, y una vez cumplida la tarea avisa a Brandon Bay”.

El otro presunto rol que cumplía en la banda de “Los Gorditos” era el de entregar municiones y armas de fuego a miembros de la organización “de manera habitual”.

L.G.R llevó a cabo estas tareas “y tomó parte de la asociación ilícita siendo personal policial, asignado al Comando Radioeléctrico de la ciudad de Rosario, para lo cual usó recursos materiales del Estado con el fin de cometer delitos”, agregaron Schiappa Pietra y Edery.

El juez Jesús Tutau tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictó prisión preventiva efectiva por dos años al integrante de la fuerza de seguridad.

En la causa también están imputados el jefe de la seccional 7ma. de San Lorenzo, Raúl Fleita, y el sumariante de esa seccional, Marcelo Álvarez, por supuesta complicidad con la organización narcocriminal y por habérseles secuestrados armas en su poder con la numeración borrada, puntualizaron los voceros.