La flota, que tiene un valor estimado en 3,2 millones de dólares, fue descubierta en Fort Laudardale por agentes del Departamento de Seguridad Nacional.

Investigadores federales informaron este miércoles que han incautado 81 vehículos con un valor estimado de 3,2 millones de dólares que se dirigían a Venezuela como parte de una red de contrabando operada por personas acaudaladas y con conexiones políticas. Anthony Salisbury, jefe de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de Miami, dijo que los vehículos iban a ser contrabandeados, en violación de las leyes de exportación de los Estados Unidos y de las sanciones contra la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela.

“Todo esto forma parte de un esfuerzo continuo para combatir la corrupción pública extranjera y en particular la corrupción pública en Venezuela (…) y el robo de la riqueza venezolana del Tesoro Nacional para el beneficio de unas pocas personas políticamente explotadas y expuestas, cleptócratas, y sus asociados”, dijo Salisbury.

Según el funcionario, muchos de los vehículos están vinculados a venezolanos que ya se enfrentan a acusaciones en Estados Unidos, incluido el multimillonario Raúl Gorrin. Este magnate de los medios de comunicación, conectado con el gobierno y buscado en los Estados Unidos por supuestamente haber organizado una red de corrupción que robó 2.400 millones de dólares de las arcas del Estado mediante acuerdos monetarios fraudulentos con el monopolio petrolero de Venezuela.

Gorrín, ex residente de Miami, estuvo involucrado el año pasado en un esfuerzo furtivo por salvar las diferencias con la administración Trump, negociando una posible salida suave para Maduro a cambio de un alivio de las sanciones. Como parte del esfuerzo, viajó a Washington y se las arregló para tomarse una foto estrechando la mano del vicepresidente Mike Pence.

No se han presentado cargos en relación con los vehículos incautados, que se exhibieron el miércoles en Port Everglades en Fort Lauderdale. Muchos están equipados con paquetes policiales, como luces intermitentes y sirenas, dijeron los funcionarios.

Salisbury dijo que el esquema general es mucho más grande, llamando a los vehículos incautados “la punta del iceberg, o una gota en el cubo de lo que hemos empezado a identificar para esta estafa de explotación ilegal”.

Salisbury dijo que desde 2017 el Departamento de Seguridad Nacional y fiscales federales han incautado más de 450 millones de dólares en cuentas bancarias, así como yates, propiedades de lujo, caballos y otros activos vinculados a venezolanos acusados de lavado de dinero en los Estados Unidos y en otros lugares.

Washington reiteró el pasado viernes su “permanente” apoyo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional democráticamente electa, así como a todos los venezolanos, con motivo de la conmemoración del 209º aniversario de la independencia del país caribeño, que se celebró el domingo.

“Las personas de Venezuela llevan el espíritu de Simón Bolívar mientras buscan una transición democrática de un Gobierno autoritario instigado por infiltrados extranjeros nefastos que permiten la represión y la corrupción”, destacó el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

“Esta lucha por la libertad y la democracia no terminará hasta que se cumplan sus objetivos”, vaticinó Pompeo, al tiempo que resaltó que “la democracia no será intimidada”. “Cada día que los venezolanos defienden sus derechos les acerca un día más hacia una celebración de la independencia verdadera”, puntualizó.

“Continuamos comprometidos en apoyar la paz en Venezuela, una transición democrática y unas elecciones parlamentarias libres y justas”, concluyó el Secretario de Estado.