El estado australiano de Victoria recibió hoy noticias relativamente buenas, con el anuncio de sus autoridades de 216 casos del nuevo coronavirus en las últimas 24 horas, un descenso respecto de los 288 del día previo, un récord desde el inicio del brote en el país.

El premier de Victoria, Daniel Andrews, dijo que un hombre de 90 años murió anoche y que 49 personas seguían hospitalizadas por coronavirus, entre ellas 15 en unidades de terapia intensiva del estado del sureste de Australia.

El jefe de gobierno del estado, el más rico y densamente poblado, predijo días difíciles.

“Veremos más y más casos, así es la naturaleza de esto”, señaló, citado por la cadena BBC.

Victoria, cuya ciudad más importante es Melbourne, ha registrado 3.560 de los más de 9.000 casos de coronavirus confirmados de Australia, un total en el que se incluyen 107 muertes.

Victoria, el segundo estado más populoso de Australia después del vecino Nueva Gales del Sur, ha quedado aislado luego de que otros estados cerraran su frontera.

Todos los estados y territorios de Australia han erradicado los casos de coronavirus de transmisión local, pero las infecciones de este tipo están en aumento en Victoria.

Las autoridades estatales confían en que su decisión de haber puesto bajo cuarentena a los 5 millones de habitantes de Melbourne ayude a contener el brote.

La medida de excepción comenzó a regir hace tres días y durará seis semanas.

“Por más inconveniente y desafiante que sea, no podemos negar la realidad de la situación que enfrentamos, no podemos fingir que no hacer nada más que seguir las reglas nos va a sacar de esto”, dijo Andrews sobre la cuarentena para la zona de Melbourne.