El equipo especial contra fiestas clandestinas debutó con 85 detenidos. Durante el fin de semana desbarató tres festejos ilegales y clausuró un bar. Apuntan a evitar desbordes por el Día del Amigo.

El equipo especial conformado por la Fiscalía que investiga delitos relacionados al Covid-19, la secretaría de Control municipal y la policía de la Unidad Regional II, debutó este fin de semana desbaratando tres fiestas clandestinas, en las que detuvo a 85 personas, y clausuró un bar y dos locales comerciales que violaron el protocolo. El nuevo grupo de trabajo conjunto tendrá en la mira los próximos viernes y sábado, ya que el lunes 20 es el Día del Amigo y se esperan muchos festejos en viviendas particulares en la previa.

Si bien la nueva etapa de distanciamiento social habilitó los encuentros afectivos en domicilios durante los fines de semana, lo cierto es que no pueden ser prolongadas ni exceder el límite de 10 personas, y mucho menos convocar a fiestas.

El objetivo de la creación del equipo es aunar esfuerzos y capacidades, ya que las intervenciones por separado no permitían sancionar correctamente a los incumplidores (las dependencias municipales no pueden hacer detenciones), y así dar una respuesta más contundente y rápida al ingresar los llamados de vecinos que detectan una situación anómala.

El viernes, las intervenciones fueron en una fiesta ilegal, en un domicilio particular de Dorrego al 2400, donde hubo 14 personas detenidas, y en el bar Perro Negro, de Mendoza al 1600, donde se detectó la presencia de 12 clientes a las 4.40 de la mañana.

Todos fueron aprehendidos, y al tratarse de un comercio, se procedió además a la clausura del mismo. Según la disposición municipal, los locales deben cerrar antes de la medianoche, no pudiendo ingresar más personas luego de las 23.

En tanto, el sábado, hubo otro operativo en Santa Fe 3100, donde había un festejo con 16 detenidos, la mayoría estudiantes brasileños de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario. Alrededor de las 4.50, también desarmaron una fiesta electrónica que se desarrollaba en una vivienda de Buenos Aires al 4300, donde detuvieron a 43 personas.

Durante la misma jornada, clausuraron además una hamburguesería de Pichincha que no respetó los protocolos de capacidad de clientes, y un centro de estética en Echesortu. En Rivadavia al 2600, se detectó que el local gastronómico mantenía un número de mesas superior a las permitidas, por lo que se determinó su cierre preventivo.

En tanto, en Marcos Paz al 3400, agentes municipales detectaron que funcionaba un sauna sin habilitación y además, se comprobó que no se respetaba la distancia social. En consecuencia, se clausuró el local.

Todas las detenciones fueron ordenadas por el fiscal Gustavo Ponce Asahad, a cargo de la Unidad Especial de delitos relacionados con el coronavirus. Ahora se les formará causa por incumplimiento del aislamiento sanitario dispuesto por el gobierno nacional. Por el municipio participó personal de la GUM y Control Urbano.

“Hemos aunado fuerzas con la Justicia para poder impedir la realización de actividades nocturnas que ponen en riesgo la salud de los rosarinos”, señaló la secretaria de Control, Carolina Labayru. “Existen reglas muy firmes para desarrollar actividades en el marco de la pandemia que sólo obedecen a velar por la vida de todos. Nuestro deber como Estado es garantizar su cumplimiento sin tolerancia”, subrayó.

Los procedimientos se llevaron a cabo en lugares sobre los cuales se recibieron denuncias de vecinos por ruidos molestos fuera del horario permitido por los protocolos vigentes.

Vale recordar que la línea para hacer este tipo de reclamos es 147 o el 911. Ambas entradas dirigen las quejas directamente al equipo para posibilitar su intervención.

Se define si corren el Día del Amigo

Autoridades municipales se encuentran en conversaciones con representantes del sector gastronómico para buscar una salida consensuada sobre el Día del Amigo, que se celebrará el próximo 20 de julio, ante el difícil panorama sanitario por el coronavirus. La intención del municipio es que la fecha se posponga en Rosario, al igual que pasó en 2009 con la gripe A. La idea está muy avanzada. Si bien no se prohibirá que la gente salga a comer con sus amigos, la idea es no motorizar promociones, descuentos, ni cualquier otro incentivo.