Entre jueves y domingo, se fiscalizaron más de 41 mil vehículos. Más de 350 debieron retornar a sus lugares de origen por carecer de la documentación correspondiente. Se redujo el tránsito entre un 30 a 40%.

La provincia evaluó como “positivo” el resultado del operativo “blindaje” que instrumentó durante todo el fin de semana largo en los límites interprovinciales para evitar que ingresaran a territorio santafesino personas que no fueran residentes o trabajadores esenciales.

Según dijo a El Litoral el titular de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Osvaldo Aymo, durante los cuatro días se lograron fiscalizar 41.580 vehículos a través de 26 puestos de control, en tanto que 353 debieron retornar a su lugar de origen porque no tenían documentación respaldatoria para justificar su presencia en la provincia de Santa Fe.

“Se dispuso este férreo control sobre la base de que no se trataba de un fin de semana turístico. La mayoría de los que tuvieron que retornar es porque no pudieron justificar su viaje. Un dato que nos llamó la atención es que cuando hacíamos la prueba del QR en nuestros dispositivos, muchos de esos códigos eran inválidos o inexistentes en nuestras bases de datos. Se truchaban los QR y se especulaba con poder pasar, sólo a partir de su visualización. Pero fue exactamente allí donde pusimos toda nuestra atención”, explicó el funcionario.

Futuro

Según comentó Aymo, los operativos de control redundaron en una disminución de la circulación en la autopista Rosario-Buenos Aires en el orden del “40%”. Y en una proporción similar se redujo también el tránsito a través del Túnel Subfluvial.

El funcionario admitió que formalmente no pudieron detectar sistemas de reserva en complejos turísticos de la región -la actividad aún está restringida-, pero aclaró que manejaban información sobre la posibilidad de que se aprovechase el fin de semana para “visitas” al sur provincial, sobre todo de personas residentes en Buenos Aires. “Ése fue el tema que, de hecho, preocupó mucho a las autoridades locales”, planteó Aymo.

Respecto del futuro y en función de los buenos resultados obtenidos, Aymo adelantó que la intención es mantener este tipo de controles férreos en los ingresos a la provincia durante todos los próximos fines de semana. “Nuestra intención es mantener estos operativos, quizá no durante la semana, pero con seguridad de viernes a domingos”, concluyó.

Olfato

Aymo destacó que en el control sanitario del Túnel Subfluvial se “devolvieron” a 21 personas. “De ese total, nueve debieron retornar por no poseer la documentación. Pero las restantes, por no superar el tes de olfato. De estas últimas doce personas, tres eran de Paraná por lo que fueron derivadas para su atención sanitaria a la provincia de Entre Ríos. Las restantes eran residentes de Santa Fe, por lo que fueron derivadas al 0800, a través del sistema de salud provincial”.

41.580 vehículos fueron fiscalizados durante el fin de semana largo a través de los 26 puestos de control en los límites interprovinciales.
353 conductores debieron retornar porque no poseían la documentación exigida.
12 personas no superaron el tes de olfato en el puesto sanitario del Túnel Subfluvial. Fueron derivadas al sistema de salud de sus respectivas provincias.

Para Martínez, deben ser fijos

En la última semana se presentó en la Cámara de Diputados de Santa Fe un proyecto para que se establezcan por ley controles sanitarios fijos en rutas que cubran todos los accesos a la provincia de Santa Fe con todas las provincias limítrofes -Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires. Prevé además que se instalen de manera permanente mientras perdure la pandemia, también en los accesos a las ciudades Santa Fe, Rosario, Rafaela, Venado Tuerto y Reconquista-Avellaneda. La iniciativa es del diputado del Frente Renovador-PJ, Oscar Martínez.

“No nos movemos en un plano meramente especulativo, está claro que todos los casos que hemos tenido en la provincia, tienen nexos epidemiológicos con personas que han estado en provincias limítrofes, principalmente en Buenos Aires, Entre Ríos y Chaco”, justificó Martínez.

“Las circunstancias actuales -continuó- obligan a que la Provincia, a través de los Entes correspondientes, intensifique todos los controles en forma permanente y no sólo por un fin de semana largo, incluyendo por obvias razones a los límites provinciales con Entre Ríos, Chaco, Córdoba y Santiago del Estero”.

Para la realización de los controles, el proyecto propone cuatro instancias que son habituales, económicas y que sirven como indicadores claros de potenciales casos positivos. Consisten en primer término en la medición de la temperatura corporal de las personas; luego la medición del olfato de las personas con alcohol y vinagre, debiendo determinar la persona examinada de cuál de las dos sustancias se trata; en tercer lugar una oximetría; y en cuarto lugar el llenado de un formulario en carácter de declaración jurada con las preguntas y consideraciones recomendadas por los protocolos vigentes en el momento.

Al respecto Martínez explicó que “en el caso de la medición de la temperatura corporal, es sabido ya desde el principio de la pandemia en el mundo que la fiebre es un indicador de COVID-19. Sin embargo, los protocolos hasta el momento sugieren que si no se presentan al menos dos síntomas, los casos deben ser desestimados. Es por eso que proponemos también, por un lado, la prueba del olfato, ya que aproximadamente un 30% de los que contraen el virus presentan este síntoma. Por el otro, la oximetría (que mide la presión de O2 en sangre) también sería una medida preventiva de importancia. Se ha comprobado que cuando el paciente consulta por falta de aire o dificultades para respirar, su presión de O2 en sangre ha llegado a niveles muy bajos, casi igual a neumonías severas, y requieren colocado en respirador. Este tipo de cuadro se lo conoce como hipoxia silenciosa. Esto significa que el O2 empieza a disminuir mucho antes de que presente sintomatología. El oxímetro, además, es un instrumento sencillo de usar, no precisa de un especialista y es un costo menor al termómetro infrarrojo. Por último, los formularios de rutina con carácter de declaración jurada según lo establecido por los protocolos del momento también son de utilidad a los fines propuestos. Así, personas que manifiesten haber estado en contacto estrecho con habitantes de zonas de circulación del virus, por ejemplo, también presentan una potencialidad de contagio.”