Espera sobrevivir a la crisis de la Covid-19 y, después de cuatro meses de cierre, se apresta a reabrir sus puertas el próximo miércoles, aunque con restricciones sanitarias.


Disneyland Paris espera sobrevivir a la crisis de la Covid-19 y, después de cuatro meses de cierre, se apresta a reabrir sus puertas el próximo miércoles, aunque con restricciones sanitarias.

Debido a las normas de distanciamiento físico, solo una parte de las 80.000 personas que visitan el parque cada día en los períodos de mayor afluencia (en Navidad o durante el verano boreal) podrá acceder (24.000 según los sindicatos), detalló un cable de la agencia de noticias ANSA.

Las dificultades financieras suscitan temores, en particular, respecto del impacto sobre la economía local de Seine-et-Marne, el departamento a las puertas de París donde se levanta el reino de Mickey Mouse.

El grupo no proporciona indicaciones sobre la reservas, pero según fuentes sindicales citadas por Le Monde “empieza mal”. En 2016 la clientela francesa, la que tiene posibilidad de volver más rápido al parque dada la baja de turistas extranjeros en el país, representaba apenas el 44% del total.