La capital colombiana implementará un confinamiento escalonado por localidades con la esperanza de atravesar el punto más álgido en el avance del coronavirus en la ciudad.

Bogotá empieza esta semana con mayores medidas restrictivas y la declaratoria de una cuarentena estricta por localidades como estrategia para enfrentar el pico de la pandemia por Covid-19, que de acuerdo con la alcaldesa Claudia López se estaría viviendo en la capital a entre finales de julio y mediados de agosto.

La primera medida fue decretar la alerta roja en todo el sistema hospitalario de la ciudad, el cual ha superado el 87% de ocupación en sus unidades de cuidados intensivos (UCI). Esto soporta los aumentos en los controles restrictivos que apuntan a detener la reapertura económica en la ciudad y la movilidad de los ciudadanos para actividades diferentes a las esenciales.

Habrá cuarentena estricta de 14 días en 12 localidades de la ciudad divididas en tres grupos divididos así:

Del 13 al 26 de julio en: Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Chapinero, Santa Fe, Usme, Los Mártires y Tunjuelito.

Del 27 de julio al 9 de agosto en: Bosa, Kennedy, Puente Aranda y Fontibón.

Del 10 y el 23 de agosto en: Suba, Engativá y Barrios Unidos.

El cierre total en las localidades se limitará la libre circulación de personas y vehículos durante las fechas definidas para cada sector, los establemientos de comercio serán cerrados con excepción a los de abastecimiento, farmacias y artículos de primera necesidad.

Entre las 8 p.m. y las 5 a.m. habrá restricción total de actividades. Además, se prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas los fines de semana.

Solamente habrá cinco casos en los que se permitirá la movilidad durante los días de cuarentena estricta:

  1. El abastecimiento y adquisición de alimentos, productos farmacéuticos, de salud y de primera necesidad. Solo podrá desplazarse a adquirirlos una persona del núcleo familiar y en los horarios entre las 5 a.m. y 8p.m.
  2. Los profesionales, operarios y administrativos de la salud, sean empleados del sistema público o privado.
  3. Cuidado de mayores, personas menores de 18 años, o dependientes, enfermos, con discapacidad o especialmente vulnerables.
  4. Orden público, seguridad general y atención sanitaria.
  5. Asuntos de fuerza mayor o extrema necesidad.

En toda la ciudad se mantendrá la medida del pico y cédula, que regirá para el ingreso a los establecimientos de abastecimiento de alimentos, establecimientos de comercio avalados para funcionar, pago de bienes y servicios, servicios bancarios, financieros y notariales.

Para las personas que prestan servicios de apoyo a adultos mayores o personas vulnerables y al personal médico, no les aplicará el pico y cédula. Tampoco a quien se movilice para acudir a servicios de salud farmacia o funerarios.