La policía detuvo este martes a un joven señalado como asesino de otro joven. En su casa encontraron una llamativa cantidad de celulares, un arma y mucha municiones de distinto calibre.

La policía detuvo este martes a un joven señalado como asesino de otro joven durante una fiesta de febrero. La Agencia de Investigación Criminal (AIC) logró ubicar su casa. Allanaron el domicilio y encontraron una llamativa cantidad de celulares, un arma y mucha municiones.

Según fuentes oficiales, Jesús M. fue detenido por el crimen de Joaquín Pessi, ocurrido el 8 de febrero cerca de las 4 de la mañana, en una fiesta. Fue uno de los siete asesinatos con tinte mafiosos que se perpetraron en cinco días este verano.

Aquella madrugada, un grupo de personas irrumpió en la celebración y abrió fuego sin mediar palabra. Llegaron en un auto y dos motos. Este grupo habría mantenido previamente una discusión en la propia fiesta.

La AIC logró identificar a Jesús como principal sospechoso. En su vivienda, en la que vive con sus padres, pareja y hermana, encontraron ocho celulares –tres de los cuales pertenecen a Jesús–, un arma de fuego calibre 380 con cargador completo y los números suprimidos. Y muchas municiones de diferente calibre.

Jesús quedó incomunicado a la espera de la audiencia imputativa.