En estos términos se expresó el autor del proyecto de ley que establece la extensión de la prohibición de conducir con alcohol en sangre a todos los vehículos y no sólo al transporte de carga y de pasajeros, como dispone la normativa vigente.


Vale la pena mencionar que esta iniciativa, oportunamente elaborada en conjunto con diversas ONG, ya obtuvo la media sanción de la Cámara de Diputados y aguarda el tratamiento en la Cámara de Senadores.

En este sentido, el legislador puntualizó: “Entendemos que las razones por las cuales se hizo necesario contar con una ley que extienda la prohibición de conducir con alcohol en sangre a todos los conductores de vehículos y no sólo a los del transporte público y de carga, como está dispuesto actualmente, siguen tan vigentes como siempre.

Si aceptamos que el alcohol, como elemento facilitador de accidentes y relajación de reflejos, constituye un peligro para quien conduce un vehículo de transporte de pasajeros o de carga, que alguien me explique por qué no opera de la misma forma respecto de los conductores de otros vehículos.

En este punto, debemos preguntarnos: ¿Acaso la vida de los integrantes de una familia, que en su auto particular protagoniza un accidente, vale menos que la de quien es transportado en un ómnibus o del conductor de un camión que lleva mercadería? Incluso, del accidente generado por quien conduce un vehículo teniendo alcohol en sangre puede resultar herida cualquier tercero, sea peatón o conductor de otro vehículo. Al riesgo que de por sí conlleva el tránsito, no resulta lógico que se permita adicionarle la ingesta de alcohol”.

Por último aclaró: “En este contexto de pandemia y aislamiento, afortunadamente ha disminuido la cantidad de accidentes, pero esto se debe a la baja en el número de vehículos que están en circulación y no a un mejoramiento de la seguridad vial. Una muestra de ello es que ante la flexibilización del aislamiento, comenzaron a producirse nuevamente dichos accidentes. Por ello, entendemos que es importante avanzar hacia esta medida que contribuye a la seguridad, lo cual redundará en una clara baja de la siniestralidad vial”.