El Rugby Championship, certamen anual organizado por la Sanzaar y en el cual toman parte los seleccionados de Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia y Argentina, países que componen el ente, se desarrollará en tierra neozelandesa en noviembre y diciembre próximos, según lo determinó hoy el organismo y el gobierno de la nación oceánica.

El director ejecutivo de Rugby de Nueva Zelanda, Mark Robinson, señaló que la planificación se encontraba en sus primeras etapas después de que el organismo rector Sanzaar confirmara que ese país es el anfitrión preferido debido a la “estabilidad de la región” en cuanto a la pandemia de coronavirus.

La Sanzaar se encargará de pagar todos los gastos de las concentraciones de los cuatro seleccionados y el certamen se extendería entre noviembre y diciembre, durante seis semanas, señaló hoy el sitio Stuff de Nueva Zelanda.

El ministro de Deportes y Recreación de Nueva Zelanda, Grant Robertson, dijo: “El Gobierno está abierto a la idea de recibir al Championship y buscamos que los partidos se celebren de forma segura. Tenemos las instalaciones adecuadas disponibles para que los jugadores se aíslen y entrenen en Nueva Zelanda”.

Robinson dijo que era demasiado pronto para especular sobre cómo funcionaría la cuarentena con seleccionados que lleguen al país y si podrían entrenar mientras se sometían al período obligatorio de 14 días.

Claramente los All Blacks tendrían la ventaja de estar en casa, con cinco fechas jugadas del Super Rugby neozelandés, mientras que el torneo de Australia también se había reanudado y en Sudáfrica y Argentina todo sigue siendo incierto.

Robinson planteó la posibilidad de que Argentina y Sudáfrica jueguen partidos de entrenamiento en Nueva Zelanda: “Muchos de sus jugadores están jugando en el hemisferio norte y hay señales de que el juego podría ponerse en marcha en el hemisferio norte en algún momento razonablemente pronto”.