Las nuevas medidas tienen una duración inicial de 15 días e incluyen la prohibición de reuniones sociales de más de diez personas. Vuelven a cerrar cines y teatros.

Las autoridades catalanas pidieron este viernes a los habitantes de Barcelona​ que se queden en casa y solo salgan si es imprescindible, debido a un aumento de los contagios de coronavirus.

“Se tienen que quedar en casa siempre que no sea imprescindible salir”, dijo en rueda de prensa Meritxell Budó, portavoz del gobierno catalán, a los residentes de Barcelona.

Es la segunda ciudad española en la que anuncian que se prohíben las reuniones de más de diez personas, se reduce la capacidad de bares y se cerrarán teatros, cines y otros lugares de ocio.

Hasta el momento, España​ acumula desde el comienzo de la pandemia 258.855 contagiados y 28.416 fallecidos.

En rueda de prensa desde el Palau de la Generalitat en la que también participaron la consejera de Salud, Alba Vergés, y el consejero de Interior, Miquel Buch, Budó informó que las nuevas medidas tienen una duración inicial de 15 días y aclaró que el pedido de quedarse en casa y “no acudir a segundas residencias este fin de semana” se trata de una recomendación y no de una obligación.

Así, la recomendación pasa por salir solo para trabajar; ir a centros de salud; cuidar de personas mayores, niños, discapacitados y dependientes; para comprar productos básicos; para comprar en establecimientos con cita previa; acudir a entidades financieras, realizar acciones judiciales o notariales, exámenes y mudanzas; practicar deporte con el núcleo de convivencia habitual; ir a huertos familiares de autoconsumo y por causas de fuerza mayor.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, aseguró este viernes que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ​está a “total de disposición” de las comunidades autónomas para hacer frente a los rebrotes que se están detectando, aludiendo en concreto a los gobiernos de Aragón y Cataluña, y aseguró que tomará “todas las medidas que sean necesarias” para frenar la propagación del virus.

La funcionaria apeló a la responsabilidad individual para “cumplir las normas y ser una población admirable”.  “Hemos sido ejemplo para otras sociedades y tenemos que seguir siéndolo estos meses”, agregó.

“Sabíamos que tendríamos rebrotes, todos los países los están teniendo tras parar lo peor de la pandemia”, subrayó la vicepresidenta, que también recuerda que ya se advirtió de que el calor “no afectaba demasiado al virus y el verano sería de mucho esfuerzo y alertas levantadas”.

De este modo, Calvo aseguró que el Ejecutivo central está “a disposición absoluta y constante con toda la ayuda que necesiten las comunidades autónomas”, cuando ha apuntado que “las decisiones que se toman son acertadas y eficientes para parar los rebrotes”.

“De momento, estamos en la buena dirección, sabiendo que el verano iba a ser complicado como lo está siendo en todo el mundo”, siguió Carmen Calvo, que defendió que cada día se va mejorando “la capacidad de respuesta frente al virus, por cómo vaya a venir el otoño y ante el comportamiento de un virus del que los expertos están muy alertas porque tiene un comportamiento diferente a otros”.

La vicepresidenta insistió en que el Gobierno español “ha demostrado que en momentos difíciles toma decisiones importantes, y ahora está a la plena disposición de la ayuda que necesiten los gobiernos autonómicos”.