Un total de 120 agentes intentarán evitar fiestas clandestinas en hogares o espacios públicos, dado que en los locales gastronómicos la celebración fue pospuesta.

Desde este jueves, la Municipalidad reforzará los controles para evitar que los festejos en la previa por el Día del Amigo generen dificultades en torno a la prevención del contagio de coronavirus. Como la celebración fue pospuesta en los locales gastronómicos, el foco estará puesto en las reuniones o fiestas clandestinas.

Un total de 120 agentes del municipio participarán del operativo, entre inspectores de la Secretaría de Control y Convivencia y fiscalización del Transporte municipal; además de personal del Ministerio de Seguridad y del Ministerio Público de la Acusación, y el equipo especial creado para desarticular las reuniones de más de 10 participantes.

Como el municipio y la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (Aehgar) acordaron formalmente suspender el festejo del Día del Amigo por la crisis sanitaria, la preocupación de las autoridades es lo que pueda pasar este fin de semana, ya que el lunes 20 es el Día del Amigo y se esperan muchos festejos en casas de familia, al aire libre o en espacios no habilitados.

En este marco, quienes tendrán una importante tarea serán los integrantes de la denominada «brigada antifiestas», integrada por inspectores municipales, agentes de la policía provincial y personal de fiscalía. Dicho grupo se puso en marcha el fin de semana pasado para intervenir ante las denuncias de ruidos molestos fuera del horario permitido.

Entre el sábado y domingo pasados, los agentes desbarataron tres fiestas clandestinas, en las que se detuvo a 85 personas, y clausuró un bar y dos locales comerciales que violaron el protocolo.