Lamentablemente no hay ninguna”, dijo Gabriela Urruti, quien manifestó su preocupación y solicitó garantizar la seguridad de Carolina, esposa del exconcejal asesinado.

“Estamos en un momento preliminar de la investigación y no hay datos. Ahora el principal interés es garantizar la seguridad de Carolina y la familia porque están preocupados por lo sucedido. Y también por la falta de hipótesis. Estamos sorprendidos por el hecho y ojalá que sea un momento visagra de lo que está sucediendo con la violencia”, manifestó Gabriela Durruti, abogada querellante en la causa que lleva adelante por el asesinato del exconcejal Eduardo Trasante, ocurrido el martes por la tarde en el barrio Alvear.

La muerte de Trasante no sólo conmocionó a la ciudad sino que generó, como es lógico, un enorme temor en sus familiares y es por eso que “Carolina (esposa del exconcejal) ingresó al programa de protección de testigos de la provincia. En principio, enfocamos nuestra labor en garantizar la seguridad porque la primera noche no fue sencilla de llevar adelante. Ese mismo día hicimos muchas solicitudes para lograr esto porque durante un tiempo no tuvo protección, ni siquiera un patrullero en la puerta de la casa. Encima hubo un corte de luz en la zona. Fue muy difícil, además de lo afectivo y el shock que le tocó vivir”.

Por el momento no hay demasiadas certezas sobre el móvil de la muerte de Trasante y todo “lo que contó Carolina está en secreto de sumario. Ella está armando el rompecabezas. Es algo difícil para ella. Ayer presentamos la solicitud de querella. Cuando vaya avanzando la investigación contaremos lo que pasó”, relató la abogada.

De acuerdo a los primeros indicios recogidos Trasante no había sido amenazado, aunque “era un militante en la lucha contra la violencia. Convivía con estas situaciones, pero no hay conocimiento de amenazas”. Durruti también agregó que “Carolina los vio (a los asesinos), pero no sabemos de la identidad” de los mismos.

La abogada sostuvo que “no podemos descartar nada” en cuanto al móvil de la muerte y consideró que que existe una “connotación política por quién es la víctima, pero no hay ninguna sospecha. Lamentablemente no hay hipótesis. Por eso queremos garantizar la seguridad de Carolina”.

En cuanto si se cree que el exconcejal fue ejecutado por sicarios, Durruti opinó: “No podemos descartar nada, pero evaluamos que no es un crimen realizado por personas improvisadas”. Y consideró que “la lucha contra la violencia pasaba por su actividad privada y pública (pastoral y en lo político desde Ciudad Futura). Era un referente al que apelaban para pedir una mano”.

Y si el hecho podría venir desde lo policial Durruti insistió en que “no quiero avanzar en hipótesis, pero en este tipo de crímenes no se descarta ninguna participación. Tampoco de lo policial”.

En la zona hay cámaras de seguridad que quizás puedan aportar más detalles sobre el crimen, aunque “aún no fueron peritadas. Nos comunicaron que hay varias que deben ser analizadas”.