El total de contagios (338.913) ubica a México en el tercer lugar en Latinoamérica, detrás de Brasil y Perú. Sin embargo, con 38.888 decesos, es el segundo en cantidad de muertes, después de Brasil.

México, el séptimo país con más casos de coronavirus en el mundo, registró este domingo un nuevo récord con más de 7.000 nuevos contagios, mientras que varios estados se negaron a aceptar la orden del Gobierno nacional y anunciaron que no volverán a elevar el alerta por la pandemia.

El Ministerio de Salud precisó que con los nuevos casos, la cifra se eleva a 338.913 y que 578 personas fallecieron en las últimas 24 horas. México es el tercer país latinoamericano con más casos, detrás de Brasil y Perú, pero el segundo en cantidad de decesos, con 38.888.

El nuevo registro ocurre en pleno proceso de desconfinamiento, pero en el cual nueve estados tuvieron que regresar de la fase “naranja” a la “roja” al registrarse rebrotes en algunas zonas, sobre todo los estados con ciudades turísticas de playa como Quintana Roo, en el sureste, y en Baja California Sur, en el noroeste.

En este contexto, los estados de Baja California Sur, Yucatán, Quintana-Roo, Jalisco y Tabasco se negaron a aceptar la orden del Gobierno nacional y anunciaron que no volverán a elevar el alerta por coronavirus, según publicó hoy la prensa local.

El viernes pasado, en plena curva ascendente de coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador había anunciado el nuevo mapa nacional según el semáforo epidemiológico que marca el nivel de riesgo de cada región frente a la pandemia: 18 estados en color rojo y 14, en naranja.

Pero, por primera vez, un grupo de gobernadores, incluidos algunos aliados del mandatario, se negaron a aceptar dar marcha atrás y volver a rojo, informó la agencia de noticias DPA.

El gobernador panista de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, fue uno de los que se negó a volver a rojo y defendió la autonomía del Comité Estatal de Seguridad en Salud, que votó para seguir en el nivel naranja.
“Las decisiones que toman autoridades sanitarias en el seno de este comité son responsables, porque lo más importante es la salud de los sudcalifornianos”, sostuvo, citado por el diario El Universal.

Mendoza Davis reconoció que ha habido un aumento de contagios en el estado, pero sostiene que se debe al incremento de tests realizados.
Además, destacó la baja de la tasa de mortalidad y la disponibilidad de camas y respiradores en hospitales.

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, en tanto, también defendió la soberanía estatal para definir el estado de riesgo local y anunció que mantendrá la decisión de sus expertos de mantener el nivel naranja para el Norte y elevar a rojo solo el Sur.
Tanto los Gobiernos de Yucatán, Jalisco y Tabasco también rechazaron la interpretación de las cifras de la pandemia que hizo el equipo de expertos del presidente López Obrador.

López Obrador ha sido muy criticado por su gestión de la crisis sanitaria: primero fue uno de los últimos gobiernos en imponer una cuarentena estricta y luego la comenzó a flexibilizar aún cuando la curva de contagios seguía creciendo a un ritmo cada vez más acelerado.