Internos de Boulogne Sur Mer y Almafuerte perdieron la vida en horas de la mañana. Investigan en qué circunstancias murieron.


Una mañana de domingo muy movida tuvieron las autoridades penitenciarias de Mendoza, por la muerte de dos internos. Uno de los decesos fue en el penal Boulogne Sur Mer y el otro en el complejo de Almafuerte, en Cacheuta. En principio, se trata de dos suicidios.

El primeros de los hechos fue informado pasadas las 9 en la penitenciaría de máxima seguridad ubicada en Luján, cuando encontraron sin vida a Julio Orlando Robledo (44), detenido por violencia de género. El hombre estaba sentado en uno de los extremos de la cama, con una sábana atada al cuello.

Dos horas después, desde Boulogne Sur Mer llevaron de urgencia a Ricardo Germán Calderón (29) hasta el hospital Lagomaggiore. Allí, pese al esfuerzo de los médicos por reanimarlo, terminó perdiendo la vida.

El joven estaba alojado en los pabellones de San Felipe, y otros dos internos declararon que lo hallaron colgado del techo con una sábana. Más allá de que se trataría de suicidios, la fiscalía de Homicidios realizó las actuaciones y pericias de rigor.