Circula en la región de Traslasierra un documento que muestra al dióxido de cloro como cura para la pandemia. La Asociación Toxicológica Argentina asegura que no está probado su efecto, pero que además provoca problemas de salud. 

Durante las crisis sanitarias como la actual pandemia hay que estar muy alertas a los tratamientos que se ofrecen con la promesa de ser casi “curas milagrosas”.

Es lo que está sucediendo con el dióxido de cloro en Traslasierra. En esta región está circulando por las redes sociales un documento en el que se lo menciona como un tratamiento efectivo e inocuo. Algunos negocios de la región lo venden, aunque rotula para potabilizar el agua.

Sin embargo, la Asociación Toxicológica Argentina (ATA) asegura que no existe ninguna evidencia médica de que esta sustancia sirva como tratamiento médico para Covid-19. “Además, representa un riesgo cierto para la salud de las personas que lo consumen”, dice el comunicado.

Entre los efectos negativos se menciona que puede provocar cuadros digestivos irritativos severos con la presencia de nauseas, vómitos y diarreas, además de problemas graves en la sangre, corazón y riñones.

Tampoco se recomienda inhalarlo porque puede producir broncoespasmos, inflamación en los pulmones y edema de glotis.

Nilda Gait y Verónica Goldaracena, de los servicios de Toxicología de los hospitales de Niños y San Roque de Córdoba, respectivamente, aseguran que todavía no han tenido casos de intoxicación con esta sustancia. “Sí se han reportado casos en Buenos Aires”, comenta Gait.

Usos autorizados

El dióxido de cloro se utiliza en la industria para blanquear telas y papel y para la desinfección de edificios. A su vez, se emplea como agente antimicrobiano en soluciones acuosas para lavar frutas y verduras. Algunas plantas de potabilización de agua también lo usan en su proceso.

La ATA explica que en todos estos casos se aplica en concentraciones miles de veces menores a las recomendadas como supuesto tratamiento contra Covid-19. Y en muchos casos se dan peligrosas explicaciones para el preparado artesanal a partir de clorito de sodio y un ácido.

El documento de Traslasierra menciona a la Coalición Mundial Salud y Vida como un ente que promociona el uso del dióxido de cloro a nivel global. Menciona que en países como México y Bolivia ya hay algunas aprobaciones para su uso médico.

Luego destaca dos estudios del Conicet que están estudiando esta sustancia en el marco de la pandemia y a través de subsidios nacionales.

“A la luz de estos datos tranquiliza saber que en el ámbito nacional se están considerando las posibilidades del dióxido de cloro como parte de la solución a la pandemia en la Argentina. Pero no hay tiempo que perder, ya que se sabe que la sustancia es inocua, segura y cura el Covid-19, no queda duda al respecto”, dice el documento viralizado en Traslasierra.

El documento es por demás peligroso ya que también sostiene un discurso antivacunas: “¿Usted vacunaría a sus hijos? La duda no es menor y deberíamos pensarlo seriamente antes de aceptar confiadamente que la vacuna tan esperada es la salvación”.