El secretario de Movilidad Urbana, Marcelo Mansilla, confirmó que las partes firmaron un convenio salarial. Martín Llaryora había anticipado a Cadena 3 que no habrá recorte ni despidos.

El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, dialogó con Cadena 3 y adelantó que habrá un acuerdo con los choferes de UTA para reanudar el servicio de transporte urbano, en el mismo día en que se implementó un plan de contingencia con la empresa Tamse.

“Hoy (por este martes), a las 10, vamos a estar firmando un convenio con los choferes. Este puede ser un camino que tomen otras ciudades. Pudimos acordar varios aspectos en este esquema a donde sabemos que todos debemos colaborar en algo”, comentó el intendente en diálogo con Miguel Clariá en La Mesa de Café.

El acuerdo regirá durante tres meses y no implicará un aumento de tarifa. Además, las empresas se comprometieron a abonar todo lo adeudado a los choferes, pagar el SAC en tres cuotas y unificar las fechas de pagos de los salarios.

Según el intendente, no habrá rebajas salariales, despidos, ni reducción de días laborales. Lo que se implementará será un régimen de licencias complementarias con la posibilidad de que se den adelantos de vacaciones a los trabajadores.

“En vez de reducirles las jornadas a tres días, se buscaron otros ítems que puedan descontar por igual. Durante las negociaciones, trato de ser cauto al hablar porque tengo que negociar. Uno tiene que estar mediando y, hablar en medio del conflicto, limita las posibilidades del diálogo”, indicó.

A las medidas anteriores también se suman la suspensión del pago de viáticos para aquellas personas que por ser grupos de riesgo estén exceptuadas a trabajar.

Al ser consultado sobre si este miércoles ya volvería a funcionar el transporte a pleno, Llaryora indicó que “habrá que esperar” unos días hasta que se pongan a punto todas las unidades del servicio.

“Por primera vez en la historia Municipalidad se hizo un plan de contingencia. Es el primero que salió y, si bien tuvo algunas rispideces, no pasó a mayores. Quiero agradecer a todos los trabajadores del sistema que permitieron salir y a los que tienen la voluntad de cumplir con su rol. Este es un plan de contingencia, no es un servicio que va a satisfacer todas las expectativas”, afirmó.

Para que el sistema vuelva a funcionar, recibirá subsidios del Municipio, la Provincia y Nación. En este contexto, Llaryora hizo una crítica con respecto al reparto de fondos federales e indicó que sin mayores aportes, el sistema no será “viable”.

“Las empresas están fundidas porque no hay un reparto equitativo y porque se beneficia el AMBA y CABA. Ellos tienen una realidad distinta porque el pasaje no hace al costo de la empresa. Los del interior nos la ingeniamos para sobrevivir. Este sistema no es viable si no se busca un aporte federal”, explicó.

Para el intendente de Córdoba es “difícil de explicar” por qué AMBA y CABA reciben un subsidio que es tres veces más alto que el del resto de las provincias.

“Rosario, Paraná, Córdoba, todos tenemos el pasaje cortado. El esfuerzo lo estamos haciendo todos los sectores y quiero agradecerles que entiendan que si todos ponemos un poquito, vamos a salir adelante”, aseguró.