Alarmada por la creciente proliferación de nuevos brotes de coronavirus y pese a que las cifras aún no son de extrema gravedad, Francia se planteaba hoy distribuir mascarillas gratis a la población para generalizar su uso, obligatorio desde ayer solo en lugares cerrados, y eventualmente cerrar su frontera con España, ante el colapso registrado en Cataluña.

El presidente del consejo científico que asesora al Gobierno, Jean-François Delfraissy, reconoció hoy que desde hace dos o tres semanas se ha registrado un repunte de focos, sobre todo en áreas hasta ahora poco afectadas como el oeste del país, pero que pese a ello “ningún indicador ha pasado a rojo”.

A su juicio, Francia camina “sobre un filo inestable” y advirtió que podría “caer en algo que se parezca más a la situación en Cataluña, si no se refuerzan los controles”.

Con los 25 fallecimientos a lo largo del pasado fin de semana que fueron comunicados ayer, un total de 30.177 personas murieron por la pandemia en Francia.

El viernes pasado, la agencia sanitaria francesa advirtió que el número de casos confirmados había aumentado esa semana un 19 % respecto a la anterior y había alcanzado los 3.844 contagios.

Especial preocupación sigue suscitando el avance de la enfermedad en el departamento de Mayenne, en el oeste del país, donde la tasa de contagios es de 52,7 casos por 100.000 habitantes, reportaron medios locales y la agencia de noticias EFE.

Al margen de los brotes locales, las autoridades se muestran inquietas por los casos importados, especialmente de turistas durante el verano del hemisferio norte.

Delfraissy se mostró partidario de imponer ciertas restricciones a los países de mayor riesgo, aún siendo conscientes de que “el mapa puede cambiar rápidamente, y España, por ejemplo, puede convertirse en un país de riesgo”.

Aunque el Gobierno no ha tomado ninguna decisión en ese sentido, el primer ministro, Jean Castex, adelantó el pasado fin de semana que habría que hablar con España sobre un eventual cierre de la frontera si empeora la situación en Cataluña.

Además, ante lo que consideró como una “relajación” de las medidas de protección, el presidente del consejo científico reiteró su llamamiento al uso de tapabocas, obligatorio desde ayer en los lugares cerrados.

“El Estado distribuyó rápidamente 5 millones de tapabocas gratuitos a la semana a través de los municipios. Vamos a reanudar esas distribuciones gratuitas para los casos precarios. Además, dos millones de personas con enfermedades preexistentes podrán obtener un reembolso en las farmacias”, precisó el facultativo.