Un concejal de Carcarañá acusó al municipio vecino de implementar un blindaje selectivo que consideró discriminatorio. El intendente de San Jerónimo afirmó que la medida solo busca proteger a sus vecinos.

Atentos al aumento de casos de coronavirus en el sur provincial, en San Jerónimo Sud intensificaron los controles de ingreso. Desde su vecina Carcarañá los acusaron de implementar un blindaje selectivo que consideran discriminatorio y preparan un proyecto de repudio. No descartan incluso recurrir a la Corte Suprema de Justicia santafesina.

Mariano Barria es concejal de Carcarañá y en contacto con El Tres, anticipó que presentará un proyecto de repudio para que la vecina San Jerónimo Sud permita otra vez el tránsito, hasta hace poco sumamente habitual y frecuente, entre ambas localidades.

Por su cercanía, el contacto es diario: muchas familias viven entre una y otra localidad y tienen obligaciones comerciales y laborales.

Barria acusó además un criterio discriminatorio porque aseguró que San Jerónimo Sud no permite el ingreso de carcarañenses ni zavallenses, pero sí de rosarinos y roldanenses por ejemplo.

Y anticipó que si no se da marcha atrás con la medida, recurrirá al máximo tribunal santafesino.

Por su parte, el jefe comunal de San Jerónimo Sud, Horacio Ciancio, aclaró que se permite el movimiento siempre y cuando esté justificado. Explicó que el sábado decidieron restringir el ingreso para los encuentros afectivos hasta este miércoles a modo preventivo tras la confirmación de dos casos positivos en Carcarañá.

No obstante, San Jerónimo Sud, no es la única localidad de la región que ha intensificado los controles de ingreso, lo que recuerda los episodios ocurridos durante el comienzo de la cuarentena, donde varias ciudades de la región se blindaron, con cortes de ruta incluso, en abierta desobediencia al gobierno provincial.